El final y el comienzo

Tras semanas de espera, incertidumbre, miedo, dudas… finalmente puedo pasar tiempo por aquí y contar cómo ha ido todo. No es exageración si digo que probablemente hayan sido de los meses más intensos de mi vida. El tiempo ha pasado lento, había días incluso en los que se podían contar los segundos… Esto me hace pensar hasta qué punto es necesario tener un calendario postmir tan largo y si no se podrían hacer las cosas de otra forma para diminuir la agonía de los opositores. La respuesta la sabemos todos. 

FINAL

Desde que escribí la última entrada en este blog han pasado muchísimas cosas. El asunto se quedó en una alegría prudente tras el susto inicial de meter la plantilla demasiado pronto. Dios, parece que eso fue hace ya mil años y apenas han pasado un par de meses. Tras el arduo proceso de espera a que salieran las plantillas definitivas con las impugnaciones y demás, se sucedieron las previsiones de las academias y la ansiedad consecuente de las mismas. Recuerdo que AMIR fue la que me estimaba peor con diferencia, luego estaba MIR Asturias en medio -que era la que me parecía más probable- y por último CTO con lo que yo pensaba que era mega optimismo. Fue una locura la verdad. Aún así ya me quedé más tranquila porque salvo catástrofes extrañas iba a poder hacer la especialidad que quería, la cuestión sin duda era dónde acabaría. Pero, sinceramente, en esos momentos ese aspecto es lo de menos. 

nopuedo

Cuando te das cuenta que las estimaciones varían día a día a placer

En las semanas que quedaban hasta que salieran las listas del ministerio con nuestro número de orden real, me dediqué a pedir consejo e informarme un poco más sobre la especialidad, pero sobre todo, acerca de los hospitales y ciudades que barajaba en mi cabeza. Desde aquí, aunque ella ya lo sabe, me gustaría reiterar mi enorme agradecimiento a Irene que ha sido como “mi guía espiritual” en este proceso. No solo por sus grandes consejos y verdades sin medias tintas, si no por ponerme en contacto con personas muy útiles y haber sido determinante a la hora de elaborar mi lista. Sin esta gran ayuda, y sin los múltiples residentes con los que tuve la suerte de hablar y que me trataron genial no hubiera sido capaz de fijar unas metas objetivas y con calma. Eso seguro. No sabéis la satisfacción y alegría que es encontrarse super perdida, preguntando a diestro y siniestro y toparse con gente tan estupenda que te orienta de forma desinteresada. Nota mental para mi yo de años sucesivos: trata igual de bien que te trataron a ti a los que están por llegar. 

compis

Una vez ya con el panorama más o menos captado, intenté olvidarme un poco del tema mir hasta que salieran las listas. Al principio se hizo difícil no cotillear el blog de gangas o dejar de meterse en las predicciones de las academias pero luego ya resultaba hasta placentero. Me centré en planear mi ansiado viaje postmir y funcionó, aunque por poco tiempo. Justo en medio de mi viaje salieron las listas provisionales, y como todos sabemos, con un día de adelanto. Como a muchos imagino, me pilló totalmente por sorpresa. Yo me había metido tanto en mi papel de no mirar nada del MIR que literalmente me enteré gracias a una buena amiga. Ahí estábamos nosotros, refugiados de la lluvia en una entrañable cafetería local. No llegué a probar el té cuando recibí un mensaje que decía: Enhorabuena……! En ese momento mi corazón fibriló porque aunque el mensaje era bastante ambiguo realmente yo esperaba que significara una cosa. Y así fue, se habían hecho públicas antes de tiempo las listas y si mi amiga me había dicho felicidades no podía haber ido mal la cosa ¿No?. Con el pulso digno de una octogenaria busqué mi nombre en la lista y cuando lo leí no me lo podía creer. Y yo que me reía de la estimación optimista de CTO, pero el número era bastante mejor que aquella. Al final, la mayoría de gente que conozco había mejorado considerablemente y estaba contenta con respecto a lo que pensaban que iba a pasar. Fue un momento muy feliz, aunque realmente no significaba nada, es solo un número. Sinceramente resulta hasta un poco tonto, porque en ese momento nadie te asegura que vayas a conseguir lo que te has propuesto. Es sólo un número. Pero es imposible no alegrarse.

harry

Cuando estás que no cabes en ti de gozo pero no sabes lo que te espera

Moraleja de esto: no obsesionarse con las estimaciones. Ni para bien ni para mal. Puede que otros años hayan acertado, que un año estuviera mejor una academia y otro año otra, pero no significa que tu año vaya a ser igual. Las listas es lo importante y lo que tiene la última palabra. No hay más. 

Por supuesto ahora quedaba la otra agonía: esperar a que empezaran los actos de asignación de plazas y rezar porque no cojan lo que tu quieres. A mi me tocaba elegir el tercer día del calendario, 24 de abril por la mañana. Estaba bien porque no eran muchos días de espera, pero seamos sinceros, aquí todo el mundo está acojonado, da igual que tengas delante 300, 1500 o 5000. Nadie sabe lo que puede pasar y a pesar de sonar repetitiva, nadie te garantiza nada, el número solo sirve para ponernos en fila a coger una plaza. Las estadísticas fallan, para bien y para mal. Y si no que se lo digan a la gente que este año ha podido coger neuro con más de 4000, ¿Quien lo iba a suponer después de lo del año pasado? Una vez más: hay que esperar y ver. Y ser sinceros con lo que queremos, ponerlo en nuestra lista tanto si pensamos que nos va a dar como si no. 

De nuevo tocó volver a preguntar, resolver dudas de última hora e intentar definir una lista definitiva. La verdad es que dudé mucho: quedarme en mi ciudad o probar suerte en otros sitios que también contaban con servicios muy recomendables para mi especialidad. Y si algo es 100% real es que no hay un hospital perfecto. Antes de hacer el mir yo pensaba que cuando preguntara en los diferentes sitios tendría una idea clara de lo que quería y de lo que no me gustaba, pero nada más lejos de la realidad. Todos tenían sus peros, sus reservas, al igual que sus fortalezas. Me preocupaba mucho el tema de la docencia hasta que desgraciadamente en casi ninguno me dieron buenas referencias en ese aspecto. La realidad es así. Finalmente decidí que si podía me quedaría en un hospital concreto de mi ciudad y si no ya iría tirando de la lista. Al final te decides un poco por sensaciones, también por el contexto en el que te encuentres y por donde piensas que vas a ser más feliz. Y luego, por supuesto, lo que decidan los que están delante, que tienen la última palabra. 

lista

Cuando tienes hecha tu lista y juras matar a quien ose perturbarla

Empezó la elección de plazas y todo era una mezcla de sentimientos: por un lado ilusión, que este era nuestro año y siempre había seguido la elección, por otro lado miedo obviamente pero también alegría por algunos compis que iban cogiendo y estaban muy felices. En mi caso fue agonizante, se cogieron 2 de las 3 plazas del sitio que quería el primer día de forma inesperada (no era la norma de años anteriores, así que imaginaros lo fiable que puede llegar a ser en casos concretos) y ya daba por hecho que me iría a mi segundo sitio, que por otra parte me encantaba, pero claro, implicaba irse de casa y eso no me afectaba solo a mi, de hecho, yo era lo de menos. Aún así, nunca des nada por perdido o por imposible. En mi viaje a Madrid estuvimos siguiendo la elección plaza a plaza y sorprendetemente seguía aguantando la última. Ya solo quedaba por saber si al día siguiente, alguna de esas 100 y poco personas que estaban delante la cogería. Sí… tensión máxima hasta el último momento.

come

Yo viendo la elección de plazas el lunes por la tarde

Ese día en el ministerio el ambiente era agradable, había mucha expectación y la mayoría de caras eran de ilusión. Yo era optimista, tanto si cogía un sitio u otro se que iba a estar feliz, es el destino, me decía. Nos sentamos en el salón que había visto tantas veces por las fotos de otros pero que por primera vez -y espero que última- experimentaba por mi misma. La elección era rápida, mucho más de lo que me esperaba. La gente salía contenta, haciendo gestos de victoria o llorando de felicidad. La mayoría reíamos. Muchos despistes, muchas anécdotas. Cuando la señora del ministerio decía en voz alta nuestra especialidad temblábamos en silencio, o al menos yo lo hacía. Hasta que llegó el turno de mi fila. Subí al estrado casi sin creérmelo ¿En serio ya?, todo avanzaba muy deprisa. Apenas cuando quedaban 2 personas delante, la chica que estaba justo detrás y yo nos miramos medio llorando diciendo que no nos lo creíamos. Esto acababa ya. El de delante ya había cogido… entonces ¿La plaza iba a ser mía?. Con las piernas temblonas me acerqué y confirmé la petición que había hecho de forma electrónica. Los funcionarios, en contra de lo que he escuchado muchas veces, fueron muy amables y atentos. Nos dedicaban unas palabras uno a uno, y yo no pude evitar emocionarme mientras me felicitaban y de fondo sonaba lo que llevaba mucho tiempo soñando escuchar:

¡¡¡RESIDENTE DE HEMATOLOGÍA Y HEMOTERAPIA!!!

adele.gif

Cuando ni tu misma te crees que hayas cogido esa plaza

Todo lo que vino a partir de ahí lo recuerdo como si fuera un sueño. Lo vives tan intensamente que el tiempo vuela de un plumazo. No hay tiempo para detalles, solo te invade el júbilo. Salir de ahí con un sueño cumplido y abrazar a mi novio entre llantos va a ser sin duda uno de los mejores recuerdos que voy a tener en años. Después de un mir tan agridulce, de tanto sufrimiento propio y de amigos, de tantos años estudiando por una meta que no sabes ni cuál va a ser ni si vas a conseguirla… al final, merece la pena. Y si en algunos casos por cualquier circunstancia o injusticia no ha podido ser a la primera, no hay nada que impida que no pueda ser a la segunda o a la que sea. Hay muchos caminos y no todos son en línea recta. 

No quiero terminar esta parte del post sin antes desearle muchísima suerte a grandes compañeros blogueros como son: Marina, Leucocito curioso e Iratxe, que están a punto de sumergirse en el camino del 2MIR19. Mi intención es escribir algunas entradas acerca del intensivo después de esta, a modo de experiencia. Aunque estoy deseando leer las vuestras dentro de un año 🙂

También quiero darle las gracias a muchos compañeros que he conocido a través de twitter este año y que a pesar de tener algunos periodos de ausencia, me han servido de compañía y consuelo, sobre todo durante el postmir. En especial a Joma, que estoy seguro de que además de gran persona va a ser un estupendísimo doctorazo. 

COMIENZO

Todo final viene seguido de un comienzo. Atrás dejamos el MIR, el postMIR y el comedero de cabeza. No, perdón, el comedero de cabeza no… buscar piso (aunque me quede en mi ciudad ya va siendo hora de independizarse), colegiarse, ir a por todos los papeles que te piden para el contrato, presentarse en el hospital, conocer a tus CoRs, mirar algún libro recomendado, hacer ejercicio y volver a estar en forma (las guardias no van a perdonar xD), y muchas cosas más que me dejo en el tintero. 

loca.gif

Cuando te dicen todas las cosas que necesitas para el contrato

Durante estas semanas he ido tachando varias de las tareas anteriores y ya estoy más tranquila, hasta tal punto de que esta vida de “nini” me está resultando algo aburrida. Aunque muchos nos recomiendan que nos aburramos, que matemos el tiempo a series, que ni se nos ocurra hacer nada… Por un lado tengo ganas de empezar, de enterarme de una vez de lo que es la medicina de verdad y dejar un poco al lado tanta miricina. Por otro lado no quiero que llegue la incorporación, supongo que por miedo a ser incompetente o no estar a la altura. Ahora mismo siento como si todas las habilidades que reforcé durante el año práctico de sexto se hubieran atrofiado y no supiera hacer nada. Me siento totalmente en modo ameba. Quizás incapaz de afrontar ciertas situaciones. Quizás miedo de no ser lo que yo misma espera de mi, o de no ser lo que los pacientes necesitan. Espero que sea un sentimiento natural y fisiológico de este momento y se vaya disipando a medida que pasan los años de la residencia. Aunque me da a mi que en esta profesión nunca se deja de tener un poquito de miedo, y con razón. 

En cuanto a la especialidad, nunca es posible saber a priori si se ha acertado del todo. Eso viene me imagino con la práctica, con los años. Yo solo se que a día de hoy he cogido la única especialidad con la que he sentido ese pellizco que te dice “esto es lo tuyo, es tu sitio”, la única especialidad por la que he soñado durante el último año, y la única que puedo decir que me apasiona en todos sus diferentes aspectos. La única que no me ha hecho dudar sin importar lo que digan los demás. No, no puedo jurar que no me haya equivocado, lo que si puedo jurar es que he cogido con el corazón lo que más quería, que voy a darlo todo por esto y que espero un día dentro de muchos años seguir sintiendo la misma pasión, mirar atrás y decirme a mi misma: acertaste de lleno, enhorabuena

heamtopp

Idiopática

Anuncios

Periodo peri-MIR: antes, durante y después. Mi experiencia.

Buenas de nuevo 🙂 Como prometí en el anterior post hoy traigo una de esas entradas que tenía pensado escribir una vez se calmaran las aguas de la incertidumbre. Como es lo que tengo más reciente he decidido empezar contando cómo viví aquellos momentos que rodearon al MIR. Esos momentos que tanto se temen a lo largo de los meses de estudio pero que luego te das cuenta que no son tan horribles como a priori imaginábamos. ¿O sí?

EL DÍA DE ANTES

El día de antes del MIR, en mi caso 9 de Febrero, es un día que podríamos decir que tiene mucha variabilidad interindividual. Hay gente que te dirá que se ha matado repasando todo el cuaderno-MIR, o los post-it que tenía en la pared, o a estudiar el libro que te marca la academia para ese día (porque sí, todas las academias contemplan el último día dentro del calendario de estudio) o a reventar la web haciendo test como si no hubiera un mañana… Cada maestrillo tiene su librillo y cada cual sabe lo que le funciona el día antes de un examen. Puedes seguir los consejos que tu academia te dicta, pero tú y solo tú sabes que es lo mejor para tu salud mental ese día. 

estudiosos

El repasillo del día de antes

En mi caso, MIR Asturias tenía estipulado para ese día el repaso de las asignaturas otorrino y oftalmo, que a priori puedes pensar ¿What the fuck?, pero realmente si te dedicas a leer los resúmenes de cada capítulo y teniendo en cuenta que son asignaturas secundarias y con un libro escueto no es para tanto. Sin embargo, yo he de confesar que NO estudié el último día. ¿Porqué? Pues porque consideré que ya estaba bien y que tampoco era absolutamente necesario. Necesitaba un día de no forzar la mente ni agobiarme antes de hacer el examen, para ir con ganas, descansada y la mente cristalina. Y la verdad que me funcionó. Estuve toda la mañana escuchando música, jugando a pokemon, hablando con amigos etc. Se me pasó el día volando, y como le decía a unas amigas me sentía muy contenta porque YA había acabado el suplicio: yo ya me sentía “libre”, a pesar de que quedara hacer el examen. Pienso que ir al MIR con ese pensamiento positivo y no con el de “voy a que me corten la cabeza” puede marcar la diferencia en algunos casos. 

Por la tarde, a pesar de no haber estudiado, fui a clase como un día más. No pensaba perderme el último día del curso porque sabía que siempre preparaban cosas muy chulas. El repaso de ambas asignaturas se hizo de forma concisa y rápida, ocupando mucho menos tiempo que el de una clase normal, para dejar paso a la despedida del curso. Discursos de los profesores, detallazos y sorpresas que al menos a mi, me emocionaron. Salimos de allí con una sonrisa en la cara y con la sensación de que el MIR no podía salir mal. Yo solo por eso, ya voy a estar agradecida siempre. Desde luego que todo mereció la pena. 

felicidad

Borrachera de buen rollo tras la última clase

EL DIA M

Esa noche dormí muy bien. Me acosté sobre la 1, no tuve sobresaltos nocturnos y me desperté sobre las 8. Sin embargo, me obligué a quedarme en la cama hasta las 10 porque de la otra forma se me iba a hacer la mañana demasiado larga. Comí en casa algo de pasta con ingredientes muy básicos y nada diarreicos (que no se los demás, pero para mi es algo vital los días en que los nervios afloran) y a la 1 y pico ya estaba camino de la sede del examen por lo que pudiera pasar. No nos encontramos nada de tráfico ni problemas de aparcamiento así que estuvimos allí con bastante antelación. Yo personalmente lo prefiero así ,y lo recomiendo, porque toda tranquilidad es poca ese día. Aunque no voy a negar que soy un poco-bastante obsesa de la puntualidad. 

Nos fuimos acumulando en torno a las vallas de la entrada, ya que no dejaban pasar al interior del edificio. Allí también se encontraban representantes de varias academias repartiendo revistas que contenían información postMIR acerca de con qué números podías escoger cada especialidad, que ciudades, hospitales etc. No se puede decir que fuera una lectura muy recomendable para aquellos momentos previos, pero bueno, ahora se les agradece. Abrieron las puertas en torno a las 3 y pico de la tarde y fuimos ocupando el interior del edificio. Estaba muy bien organizado, con paneles informativos antes de entrar y luego en cada aula había una lista de los alumnos que pertenecían a la misma. No me encontraba casi nada nerviosa, y estoy segura que es fruto de haber hecho el último simulacro en el mismo sitio justo la semana de antes. Puedo decir, que al menos en mi caso, me encontraba mucho más nerviosa en ese simulacro que en el propio MIR, supongo que como efecto de la desensibilización al entorno. A las 3 y media empezaron a llamarnos, que por cierto el tribunal de mi aula fue muy amable y tranquilizador, y para nada inquisitorial ni amenazante. En nuestro caso dejaron comer, beber y ponerse tapones. Todo transcurrió sin problemas ni altercados, y el examen comenzó pocos minutos pasadas las 4 de la tarde. 

no quiero

Cuando las academias te hacen spam postMIR antes de entrar al examen

Cuando empieza el examen lo primero que hay que hacer es comprobar que todos tus datos son correctos, ya que este viene personalizado con tu nombre, apellidos, DNI etc. Si hay algún error levantas la mano, se lo notificas al tribunal y este te proporciona uno nuevo sin problemas, pero claro, te tienes que dar cuenta antes de empezar el examen. Lo segundo que hay que hacer es revisar que el cuadernillo de preguntas cuente con todas las páginas porque se dan casos de errores de impresión. Y lo más importante, que no se puede olvidar bajo ningún concepto: firmar la hoja de respuestas. Sin firma no hay examen, aunque el tribunal cuando lo entregas suele estar pendiente y si se te ha olvidado te dejan firmar en ese momento. Una vez hecho todo lo anterior, ya es hora de empezar el examen, y en mi caso como lo venía haciendo desde el principio, por la primera pregunta sin imagen. 

Resulta que nos tocó la gracia de empezar el examen por el bloque de miscelánea: anatomía, fisiología de los hidratos de carbono, genética etc. Hombre, poner este bloque justo por donde la mayoría empezamos el examen de ser muy buena gente no es, señor ministerio. Pero bueno, también es cierto que habíamos hecho simulacros así, por lo que tampoco me descentró mucho este tema. Fui pasando pregunta a pregunta teniendo la esperanza de encontrar más seguridad en lo que quedaba del examen… Pero… esa seguridad apenas llegó xD (vamos a tomarlo con humor). Estaba tranquila porque me pareció un simulacro más, uno de esos simulacros “menos MIR” que hemos hecho y fui avanzando con la confianza de que a pesar de la dificultad subjetiva me saldría bien. Eso sí, dudando muchísimo entre dos opciones todo el rato y maldiciendo preguntas ambiguas en un número superior al esperado. El examen no era especialmente largo, pero sí denso y desgastante, y lo estaba notando en que iba atrasada con respecto a mi horario habitual en los simulacros (y eso que los hacemos en 1h menos). Total, que empecé a meter un poco el turbo porque me tenía que sobrar tiempo sí o sí para repasar la plantilla, ya que suelo equivocarme siempre al pasar alguna respuesta. Llegué a las imágenes con 1h por delante, más tranquila, con el pensamiento ya puesto en que esto había acabado y casi saboreando la libertad. Las imágenes me parecieron, por lo general, más sencillas que el resto del examen, exceptuando algunas ambiguas que preguntaban directamente el hallazgo radiológico sin mencionar el caso clínico. Terminé. Exhalo aire, veo que apenas he comido un par de chocolatinas pequeñas y me sobra casi la botella entera de agua. Me pongo a repasar la plantilla como una moto ya que solo quedan 15 minutos de examen. ¡Menos mal! Tenía una pregunta mal pasada, y encima de las que tenía bien seguro… ains, liándola hasta el final. 

mir

Cuando no encuentras las preguntas RepeMIR

Se acaba el examen. Miro a mi alrededor: caras de todo tipo, pero sobre todo la típica risa nerviosa de “vaya telita, pero ahora mismo me la pela todo”. La comparto. Salimos del aula, y para mi sorpresa, somos los primeros en salir del edificio (la verdad es que mi aula fue todo muy puntual). Voy acercándome a las vallas y literalmente ALUCINO con la que hay montada al otro lado, cientos de familiares ahí reunidos con pancartas muy originales, confeti, gritos, champán… No se como describirlo porque todo se queda corto, pero muy chulo. Me fue realmente complicado encontrar a mi novio entre tanta muchedumbre, pero daba gloria ir pasando entre la gente y todo el mundo felicitándote aunque no te conociera, dando la enhorabuena y esperando con ilusión a que su hij@/novi@/herman@ salieran por esas puertas. Sin embargo, no todo fueron buenas caras, o al menos eso me cuentan porque yo estaba tan “en mi mundo” que no reparé en ello. No fueron pocos los que salieron llorando o preocupados por cómo había sido el examen. Yo, como ya conté en la anterior entrada, tenía la sensación de que había sido más difícil pero no sabía hasta que punto eso era “lo típico que siente todo el mundo cuanto hace su MIR” o si realmente estaba en lo cierto. Esperé a que salieran mis amigas que estaban repartidas por varias aulas, nos vimos fugazmente, nos abrazamos y luego cada cual se fue con su familia. Nosotros fuimos a cenar, y luego a casa. Se que mucha gente sale de fiesta el día del MIR a tope pero yo sinceramente no. No porque de por si no me gustan las discotecas y voy un par de veces al año como mucho, y no porque estaba física y mentalmente destrozada.

marge

Cuando sales del examen y todo el mundo está festejando pero te acuerdas de las preguntas 

MALDITO POSTMIR

Pues lo dicho, yo opté por la unpopular opinión de irme a casa, descansar y pasar la plantilla. Sí, soy muy impaciente, y siempre me ha gustado saber lo que hay, para bien o para mal. No me concibo de otra manera xD Entiendo que para algunos pueda parecer una locura y quizás si tuviera que repetir el MIR no actuaría igual, pero en este caso era inevitable. Sinceridad ante todo. La primera academia que tuvo lista su corrección fue AMIR, y ahí que fui yo… cuando vi los resultados me quedé tan en shock que no me salió ni llorar, ni decir nada. Que vale, no era del todo malo, pero no era lo que había estado preparando. Parecía una pesadilla de las tantas que he tenido durante la preparación y de hecho ahora al recordar ese momento me lo sigue pareciendo. Mi novio me intentó tranquilizar diciendo que esperara, que si yo había bajado quizás le había salido a todo el mundo peor, que no era nada fiable ahora mismo etc… Yo seguía con mi pesimismo de que la había liado parda y no se cómo conseguí irme a dormir con la esperanza de que todo hubiera sido un mal sueño.

chavo

Primeras impresiones postcorrección

Al día siguiente, bien temprano por la mañana, corregí con el resto de academias y me llevé la gran alegría de que ambas me daban un resultado bastante mejor. Además, en ese momento mucha más gente había metido sus plantillas y empezaba a quedar claro que este año no tenía nada que ver con el MIR anterior y casi todo el mundo había bajado considerablemente. Le tuve que dar la razón a mi novio (por suerte) y darme en la cabeza por dramática antes de tiempo. Luego AMIR se ve que rectificó y modificó un poco su plantilla, haciendo que coincidiera con las otras dos academias, lo que me dio más tranquilidad. Sin embargo, quedaba por salir la plantilla del ministerio, que es la que realmente importa, y no se porqué me daba a mi que este año habría notables diferencias entre esta y las academias. En mi caso, afortunadamente, no fue así, y finalmente tuve 1 neta más. Por otra parte, por lo que he podido leer en foros y el blog de gangas, hay bastante gente que le ha variado -y no poco- de una a otra. Y esto lo cuento porque me parece muy importante, ya que poco se habla de la angustia postMIR. Para mi fue mucho peor el día después del examen que el MIR propio y todo por esos altibajos. Es evidente que yo agradezco que las academias dispongan de estos servicios y que es solo nuestra responsabilidad el utilizarlos o no. Sin embargo, como ya he dicho antes, si tuviera que volver a pasar por esto creo que no metería la plantilla hasta que no estuviera la oficial del ministerio. En mi caso no varió mucho y lo que lo hizo fue a mejor, pero ¿Y si hubiera sido al revés? Además, pasé mal rato para nada, y todo por impaciencia. Desde luego esto es muy personal y hay todo tipo de opiniones, pero después de haberlo vivido creía que tenía que hacer esta pequeña reflexión porque me parece que es un tema que pasa desapercibido pero que genera mucha angustia. A día de hoy la muestra de las plantillas metidas es grande como para ser fiable, pero aún quedan las impugnaciones y la plantilla definitiva, que todavía puede cambiar algo el panorama. Aún así no puedo ocultar, después de tanto susto, que estoy contenta 🙂 

tuer

Segundas impresiones postcorrección

El postMIR también es sinónimo de gangas. Este blog y su autor, Jose María, que no ha hecho otra cosa sino aportar un poco de cordura entre tanta incertidumbre a todos los opositores, ha dicho adiós esta semana. No se vosotros, pero yo pasé el último año de bachiller leyendo sus post, así como el proceso de selectividad y de entrar en la carrera. Además, todos estos últimos años le he seguido convocatoria tras convocatoria, y todo lo que se del MIR es gracias a este blog. La tristeza y el agradecimiento colectivo es palpable estos días, y sabemos que el tiempo que nos queda hasta coger plaza no va a ser cómo nos imaginábamos al no tener a gangas solucionando nuestros quebraderos de cabeza, pero también a veces es necesario dedicarse más tiempo a uno mismo que a los demás. No se si será un adiós definitivo o temporal, pero de lo que sí estoy segura es que su labor ha marcado un antes y un después para todos los mires. ¡Mucha suerte!

gracias

Y con esto finaliza la entrada de hoy. He intentado contar todo lo que me parecía importante o que me gustaría saber a mi si me tuviera que presentar al MIR próximamente. Es mi experiencia personal, que para nada tiene que coincidir con la de otro compañero, si es así también puedes contarlo en los comentarios para que la lean los demás 🙂 El próxima día creo que hablaré de cuál ha sido mi rutina durante la preparación y cómo la he ido variando en función de la vuelta y otras variables. Espero con cariño que os sea de utilidad 🙂 Un saludo!

Idiopática

 

 

 

 

 

 

 

Hola mundo, vuelvo a la vida – Impresiones postMIR

Es raro volver a estar por aquí, pero ahora sí que sí tengo muchas ganas :). Se que llevo meses alejada de estos lares y que al final no he seguido al pie de la letra mi intención de contar mi experiencia personal en esta andadura, pero ahora, con tranquilidad, puedo hacerlo a posteriori. La preparación ha ido muy bien, con sus altos y sus bajos como todo el mundo, pero si es cierto que llegó un momento en que el poco tiempo libre teníamos necesitaba desconectar 100% del mundillo MIR y disfrutar, salir, entrar, hacer cualquier cosa menos hablar y hablar del MIR. Ese es el motivo de mi desconexión, y realmente creo esa decisión ha sido la mejor para mi. Ahora, con todo ya hecho, y a la espera de los resultados definitivos podemos exhalar aire fresco y hablar sin problemas de todo lo ocurrido en los últimos meses de nuestra vida, que no ha sido precisamente poco. Al menos yo lo veo así, me siento feliz, acaba una etapa para dar paso a otra, siento alivio pero al mismo tiempo nostalgia, y mucha esperanza de lo que está por llegar. 

VIDA.gif

Cuando recuperas tu vida

Lo primero de todo quiero dar la enhorabuena a todos los compañeros que se han presentado a esta convocatoria independientemente de los resultados. Los últimos meses se han hecho excesivamente largos por esas 2 semanas extras al ser el examen más tardío y, en mi caso al menos, se ha notado lo quemada que estaba. Ha sido un examen más exigente que los años anteriores, cosa que la academia siempre nos decía (y estoy de acuerdo) que era precisamente lo que necesitábamos para poder diferenciar realmente quien ha estudiado más y quién menos (EN GENERAL, NO EN PARTICULAR), y que no se formaran los dramas del año pasado de intervalos de mucha gente con netas altas y bajos números de orden. NOTA: quiero decir que es mejor un examen difícil que discrimine y separe más a la gente que un examen fácil que apelotone a miles de personas en un intervalo pequeño de netas. Pero dejo claro que este examen aunque sea difícil NO me ha parecido ni mucho menos un buen examen por lo que explico a continuación. Sin embargo, también ha sido un examen agridulce, pues aunque es verdad que es un acierto el aumento de la dificultad no puedo decir lo mismo “del modo”. Hay formas y formas de hacer un examen más complicado y discriminador y esta quizás no ha sido la mejor. Preguntas ambiguas con enunciados dudosos que hacían posibles varias respuestas, muchas preguntas de miscelánea y de ciencias básicas etc. Por ello, considero que ha habido un pool de preguntas un poco random cuya contestación medio al azar ha podido marcar la diferencia de un buen examen MIR a un regular examen MIR. Por ello hay -y no pocos- casos de personas que iban muy bien o que se ha matado a estudiar estos últimos meses y que sin embargo no han visto reflejado su esfuerzo con este examen, y que se han quedado con una sensación desoladora de injusticia que entiendo perfectamente. Solo hay que leer los comentarios del blog de gangas para darse cuenta, o bichear un poco por twitter o preguntar a tu alrededor, y da mucha pena. Se que es una oposición y que “hay que aceptar la realidad” pero creo que algunas personas deberían de ser un poco más sensibles y empáticas a la hora de pronunciarse sobre este tema y pensar en los afectados. El MIR para los médicos es prácticamente obligatorio, no es una mera opción en tu vida. Pero bueno, eso es otro debate. 

La verdad es que al principio fue un poco decepcionante: ver que había bajado tantas netas con respecto a la media de mis simulacros fue chocante y lo primero que se me vino a la cabeza: “Querida, la has liado parda, enhorabuena”. Pero claro, al rato vas viendo que a todo el mundo le ha pasado lo mismo y que eres la norma y no la excepción. Yo realmente haciendo el MIR no era consciente de su dificultad, pues hemos hecho simulacros con preguntas raras de temas poco conocidos y en 4h, por lo que en eso me pareció un simulacro “menos MIR” pero al fin y al cabo un simulacro. No fue hasta que salí y empecé a ver la reacción de la gente y a hablar con los demás cuando me di cuenta de que había sido mucho más complicado para todos. Creo que eso hizo que pudiera mantener la calma durante el examen y acabarlo sin problemas, de lo que me alegro mucho. Total, que al principio lo que empezó en susto ha ido mejorando hasta estar contenta. Todavía las plantillas son las provisionales y las estimaciones son eso, estimaciones, pero más o menos te dan una idea por la zona en la que te mueves y desde luego que si la cosa no varía mucho de aquí a abril voy a pegar saltos de alegría. En principio no debería de tener problemas para coger la especialidad que quiero y puede que en mi ciudad, pero eso ya son palabras mayores y es necesario relajarse y esperar a las listas del ministerio, que son las que realmente valen. 

plantilla

Tras meter la plantilla en la web de las academias

El postMIR, una vez pasados los primeros días de incertidumbre, para mi está siendo cual oasis en el desierto. Es hora de planificar el viaje post encierro, de reencuentros con amigos, de ir haciendo una ruta de turismo hospitalario, de volver a una vida aburrida de ser humano normal, de engancharse a series que no sabías ni que existían, de recuperar la linea y eliminar la atrofia muscular. De ilusión, si, también… de ilusión por lo que estar por venir, te estimen lo que te estimen, yo siempre creo que lo que está por llegar va a ser mucho mejor que lo que ya hemos pasado, y eso siempre me saca una sonrisa. Estoy muy agradecida a MIR Asturias porque me he sentido parte de esa familia, aunque sea “a través de una pantalla gigante”. Esa pantalla y todos los que han estado detrás de ella en muchas ocasiones han traspasado km y ha hecho que yo sea la mejor versión de mi misma en estos últimos meses. Nunca olvidaré ese 9 de Febrero, cuando apenas faltaban horas para el día M, para mi sin duda fue el mejor día de toda la preparación, salí de la sede con mucha confianza en mi misma y una alegría enorme por haber formado parte de todo esto. Y sinceramente, cuando escribo estas palabras no puedo evitar emocionarme. Quizás sea una sentimental, pero el cariño con el que me voy y con el que voy a recordar estos últimos meses va a ser inmenso. Se nota cuando se hacen las cosas de corazón y no solo por mera compensación económica, y para mi MIR Asturias es eso, corazón y afán de superación con sus alumnos desde el principio hasta el final. 

amor

Por ese motivo, creí que sería una buena idea apuntarse a colaborad@r en las facultades/tut@r etc. y así devolverle simbólicamente a la academia un poquito de todo lo bueno que me ha aportado. Hoy precisamente hemos ido unos cuantos compañeros a nuestra facultad a dar una charla informativa y la experiencia ha sido realmente buena :). Poder aportar algo a otros aunque sea una chispa de tu experiencia me parece maravilloso, la verdad. No paro de pensar que no hace mucho era yo la que estaba sentada en aquél salón de actos escuchando atentamente lo que se me venía encima. ¡Cómo pasa el tiempo! (me pongo modo viejales jaja). 

Para ir terminando con esta entrada decir que no se que va a pasar de aquí a el día de elección de plaza, si impugnarán muchas o no, si subiremos, bajaremos o nos quedaremos igual… lo que sí se es que estar aquí ya de por si es un triunfo para todos, y me da igual que suene a tópico pero ES VERDAD. El MIR no es el fin sino el comienzo, y como ya dije una vez: NO es un tren que solo pasa una vez en la vida, aunque cuando pasa hay que procurar subirse al vagón que lleva nuestro nombre. Mis mejores deseos para todos de corazón y mucho ánimo Rblastos. 

P.D. A lo largo de este tiempo hasta que empiece la residencia he pensando subir algunas entradas temáticas acerca de mi experiencia en la preparación MIR. También si alguien tiene dudas de como funciona MIR Asturias o preguntas acerca del método etc estaré encantada de contestar a todo lo que esté en mi mano. Muchas gracias por leer este blog y hacer que tenga sentido. Un saludo a todos. 

hematop.JPG

Idiopática

 

 

 

Crónica de un no-verano anunciado

Bueeeeenas!!!!. Después de mes y medio sin escribir vuelvo por por fin a estos lares. No es que no haya tenido tiempo, no voy a mentir, tiempo siempre hay para casi todo si uno quiere. Sin embargo, me han faltado las ganas. Reconozco que Agosto se me ha hecho bastante cuesta arriba, interminable, infinito… y cada segundo de tiempo libre lo he invertido en actividades no míricas, que básicamente se resumirían en dormir, comer y ver pelis XD… Con estas altas temperaturas en Dorne poco más se puede hacer en verano, y menos si eres intolerante al calor como es mi caso.

dormir

Mi conciencia y yo 

Pues eso, volviendo al asunto del verano… evidentemente ya sabía que iba a ser duro, pues estaba más que anunciado, pero ha sido aún peor. No por el hecho de estudiar, o los simulacros, si no, al menos en mi caso, por el bajo ánimo que he tenido durante varias semanas. Se me ha hecho muy difícil mantener el ritmo de estudio que llevé el primer mes, en el que estaba super motivada y hacía todo al dedillo… Ahora el panorama es un poco diferente: me levanto más tarde, le dedico menos horas, no me paro tanto en las cosas y descanso más. Eso agobia un poco, porque te paras a pensar si no estarás flojeando más de lo recomendable o si podrías hacerlo mucho mejor etc. Y claro, te metes en un círculo vicioso de intranquilidad. A pesar de los remordimientos inevitables, quiero pensar que no es así, y que es algo esperable a estas alturas del curso. Hace unas semanas acudí a una tutoría por este motivo y la verdad es que el compañero me tranquilizó mucho y me dijo que siguiera igual a como lo estaba haciendo y que no me preocupara. Desde entonces yo me agarro a ese clavo, estudiando todo lo posible y esperando que llegue ya la segunda vuelta para estudiar cosas ya estudiadas. Estoy convencida que la segunda será otro rollo para mi, y parece mentira, pero ya solo quedan 4 semanas de esta eterna primera vuelta :O. Si me paro a reflexionar realmente tengo que decir que, a pesar de lo cuesta arriba que se haya hecho, es el verano que más rápido se me ha pasado de mi vida. Si hace nada celebrábamos nuestra graduación… y ahora estamos aquí, casi 3 meses de estudio y 10 simulacros a nuestras espaldas. Todo pasa y todo llega, y cada vez veo más cerca el final. 

alegria

Tu cuando te das cuenta que quedan 4 semanas para las vacaciones

Y hablando del final, 10 de Febrero. Suena hasta bonito, pero joder, un poco tarde ¿No?. Yo que estoy deseando hacer el examen ya y que sea lo que el Dios MIR quiera, y ahora me lo alargan 2 semanas… estupendo. Nunca me he considerado velocista, pero tampoco fondista, por lo que esos días extra es más tiempo para quemarse y ponerse nerviosa. El otro día Jaime Baladrón, en su épico tour por las sedes, se quedó después de la charla a los recién llegados compañeros de sexto y nos explicó la intención de la academia con respecto a esas semanas extras. En principio tendríamos algo de más vacaciones en navidad, que se agradecen, y el calendario se modificaría un poco. Pero aún es hablar por hablar porque la fecha no es definitiva. En cualquier caso, el hype es enorme y supongo que a lo largo de este mes nos despejaran todas las dudas. Ministerio, ten piedad de nosotros. 

susto.gif

Tu cuando lees que el MIR ya tiene fecha 

Y todo esto ocurre exactamente un año después de que comenzara mi andadura en esto del MIR. Justo esta semana ha arrancado el curso MIR plus para los que entran en sexto y ayer mismo tuvieron el primer minisimulacro (voz de anciana nostálgica tipo: “En mis tiempos todo esto era campo). Se me pasan muchas sensaciones por la cabeza, pero sobre todo: “corred insensatos”. Dejando la coña a un lado, es un año muy bonito pero muy duro a la vez, con cosas inolvidables para bien y para mal, pero sobre todo es un año que marca un antes y un después si sabes aprovecharlo. Yo recomendaría disfrutarlo al máximo, sacarle partido a las prácticas, salir y entrar con la gente que luego no vas a ver tanto, pero a la vez aprovechar mucho todo lo que la academia te brinda para llegar al intensivo con un colchón de base importante. Eso si, sin volverse loco por favor.

En cuanto a mi, tenía muchas cosas que contar de estas semanas, asignatura a asignatura, examen a examen, pero con eso de dejarlo y dejarlo al final se me han acumulado a base de bien, así que haré un resumen de lo más reseñable: 

ASIGNATURAS

  • Endocrino: a pesar de que fue una semana super intensa, creo que ha sido la asignatura en la que más he mejorado hasta ahora. Partiendo de la base de que no me gustaba mucho y se me daba mal, y ahora casi siempre me sale bien, es un gran cambio. Chapó por Ana, a pesar de que nos bombardeaba con fármacos nuevos todos los días jajaja. 
  • Nefro: que decir de esta asignatura, a mi es que me encanta, me encanta el profe y me encanta todo jajaja. No soy objetiva. No pegarme por favor. 
  • Gine: semana super amena con las clases como a mi me gustan: intensas y con mucho repaso relacional. Cada vez me gusta más la obstetricia, lástima que no sea una especialidad independiente 😦 
  • Reuma: otra que no se me daba muy bien, aunque es verdad que haciendo las preguntas de los simulacros y mires he ido aprendido mucho porque más o menos siempre preguntan lo mismo. Las clases también de 10, de las mejores sin duda alguna. Como para olvidarse de las cosas xD. 
  • Neuro: la dimos la semana pasada. Difícil asignatura porque hay que tenerlo todo muy bien integrado y llegar a ese nivel es complicado. El manual para mi gusto es de los mejores y además, la forma de dar las clases con muchos dibujos e imágenes y sin tanta teoría de forma literal es perfecta para neuro. Y si encima te intercalan imágenes y anécdotas cinéfilas PERFECTO. 

Lo peor: trauma y pediatría. Trauma porque yo creo que es algo intrínseco a la materia (no le veo lo bonito a esta especialidad, lo siento) y porque la manera de darla quizás no sea la más acertada. Pediatría me gusta pero es una asignatura de contrastes: o preguntas chorras o cosas super especificas que no te acuerdas ni a la de 3. Es en la que más me cuesta mejorar. Menos mal que el profesor se encarga de repetir cual papagayo. Gracias, creo que nunca se me olvidarán los componentes de la leche materna XD. 

Mención especial para preventiva, que la hemos tenido esta semana y que además tenía bastante ganas de estudiarla para dejar de cometer siempre los mismos fallos. Me gusta mucho, sobre todo la parte de estadística, ya que hacer cuentas y problemillas es más ameno que estudiar todo el rato tto, dx, efectos secundarios etc. Es un descanso de tanta teoría, pero cuando se complica se complica a base de bien. El profesor es nuevo, y creo que lo ha hecho bastante bien. Se nota que día a día se ha ido soltando más. Lo mejor de todo: el libro (sonido celestial de fondo). Por Dios bendito una ovación al que se le ocurrió cambiar el libro y a los responsables del mismo. Muuuucho mejor que el antiguo de aquí a China. Por fin he entendido los estudios de no inferioridad a la primera, cosa que ya daba por perdida totalmente. En serio, chapó. 

cuentas

Cuando empiezas a entender toda la estadística 

En cuanto a los SIMULACROS, estoy super contenta, la verdad. En los últimos exámenes me mantengo bastante estable (la gráfica ya no se parece tanto a los picos de Europa) y casi rozo mi objetivo en varias ocasiones, de hecho, en el simulacro de ayer (el 10) me he quedado a 1 neta de distancia xD Fuck! En cualquier caso, estoy tranquila, como siempre: sin prisa pero sin pausa. Todavía queda mucho camino por delante, y la mitad de los simulacros para seguir subiendo/bajando y tener margen, porque nunca se sabe que va a pasar el día M. De todas formas, el camino no tiene porqué ser el mismo para todo el mundo, unos suben más rápidito, otros se estancan al principio y luego van poco a poco, pero al final la meta es la misma y, para bien o para mal, el día del examen todo el mundo parte de 0 y tiene las mismas posibilidades 🙂

Por cierto… la semana que viene toca Hemato ¡¡¡¡¡Por fiiiiiin!!!!!!! Que ganas jaja :), no no estoy loca, pero es mi asignatura preferida y encima con un gran profesor que hace que la ames aún más (recuerdo perfectamente como sus videoclases me salvaron la vida en el examen de Hemato de la facultad). Aún así, no es para nada sencilla y va a tocar pelearse con los tratamientos y las translocaciones, pero lo haré con mucho gusto 😉 Espero que lo estéis llevando genial, muchísimo ánimo a todos los compañeros #2MIR18!!!

hemato

Idiopática

Semanitas “light”: Digestivo, Neumo y Cardio… 1, 2, 3 ¡FIGHT!

Bueeeeenas de nuevo 🙂 Tras tres semanas muy tochas por fin tengo un ratito para estar por aquí y contar que tal ha ido todo con “con esto del MIR”. La primera semana, como ya escribí, me sentí bastante bien porque fue de adaptación y empecé con  muchas ganas. Sin embargo, las cosas no iban a ser tan fáciles de llevar y no tardé en darme cuenta: 

DIGESTIVO: el gigante verde 

La semana de digestivo se me hizo totalmente mortal, y como sospechaba, inabarcable. Fue una lucha contra el reloj constante, y a veces de no acabar a tiempo. Nos daban 6 días para estudiarla y por lo tanto esa semana no tocaba simulacro. Aún así, creo que un día más como mínimo hubiera sido necesario para ir a un ritmo más ¿sano?, pero sin más… tocaba correr. Soy una persona que siempre le ha gustado estudiar escribiendo y haciendo esquemas generales o listas de tratamiento etc y sin embargo me las he visto complicadas para poder compaginar eso con el horario que nos marca la academia. Si no recuerdo mal, esa semana fueron a razón de 60-70 páginas al día, en unas 7 horas aproximadamente (porque luego están las 2 horas de test y las 3h de clase). La mayoría de los días conseguía terminar pero siempre a costa de mirarme algo corriendo (como ya nos habían vaticinado). Eso sí, creo que a pesar del sufrimiento el estudio ha sido eficaz y he aprendido y mejorado mucho en digestivo. Los temas que más me gustan sin duda son los de páncreas e hígado, por el contrario las gastritis, úlceras y demás me parece lo más feo y pesado de la asignatura. En cuanto al tratamiento nuevo de la hepatitis C ¿Really? La verdad he pasado un poco de eso, quedándome con lo esencial y con lo que dijeron en clase, y la cosa es que en los 2 últimos simus han caído preguntas que no se ni como he acertado (muy bien subconsciente, así me gusta). 

mascaraaa

Cuando ves los diferentes tratamientos de la hepatitis C en función del genotipo

La asignatura no me disgusta estudiarla especialmente porque es variada y el libro está muy bien, sin embargo, como ya dije en otra ocasión, no la veo una especialidad para mi. No hay una razón realmente, supongo que es que simplemente no me motiva mucho, o “no hay feeling entre nosotros”, jajaja, no sabría definirlo. Estuve en prácticas, conocí la especialidad a fondo y no me encandiló, así que dudo que lo haga en estos meses.  Pero bueno, para estudiarla no está mal y más con el profe que tenemos. 

NEUMOLOGÍA: de 0 a 100 en 3 segundos

Amor-odio eterno con esta asignatura. Total y absolutamente necesario saberse la fisiopatología con soltura para estudiar con eficiencia y que perdure en la memoria. En la carrera fue la que peor me estudié de las médicas de cuarto año, ya que era la que tenía un menor peso en el examen, y claro, eso se nota. Me puse bastante a fondo con los temas del principio, por lo dicho anteriormente, y la verdad fue una buena decisión, porque eso me hizo rodado el estudio. El profe de neumo es uno de mis favoritos sin duda: se nota que sabe mucha medicina y además tiene la capacidad de trasmitirlo. El libro de neumo es gloria bendita, con muchísimas tablas recordatorias, esquemas, relaciones con otras asignaturas… por todo ello, se ha convertido en uno de mis favoritos a pesar de su grosor desmesurado. La parte que más me ha gustado ha sido el cáncer de pulmón y las enfermedades intersticiales, que aunque un poco complicadas a primera vista, son bastante interesantes. El TNM del cáncer de pulmón también -como no- ha cambiado señores, así que a estudiarlo de 0 (como si realmente yo me acordara del antiguo o algo jajaja). La verdad me sorprendió mucho que al final no fuera nada pesado memorizarlo, el esquema del libro y el algoritmo del profesor lo hizo mucho más sencillo de lo que me imaginaba. Solo por eso las clases merecen totalmente la pena. Esa semana no tuvo nada que ver con la anterior y ya me sentía mucho más adaptada al ritmo de estudio y a asistir clase todos los días. Encima los resultados en los test de la asignatura mejoraron mucho así que terminé la semana muy contenta. 

respland

Cuando por fin aprendes algo que nunca entendiste

Como especialidad neumología para mi es totalmente desconocida, quitando lo poco que haya visto en las prácticas de interna. Desde luego me gusta más que digestivo a priori, pero tampoco me atrae especialmente. Me da rabia porque quizás es una especialidad bonita que por el simple hecho de no conocerla mejor no me la planteo mucho. Pero nunca se sabe, a mi me gustan las médicas, así que ¿Por qué no? 

CARDIOLOGÍA: se nos rompió el amor…

Esta última semana tocaba cardio, por lo que empecé bastante motivada ya que es uno de mis puntos fuertes y siempre me ha resultado bonita y amena. Sin embargo, para ser sinceros, he acabado un poco-bastante chafada. Para empezar, el libro, a ver, como lo digo para que no suene muy mal… es el “antiyo”. Los primeros temas bien, pero conforme iba avanzando me desesperaba más y más. Para empezar, bastante desorganizada la información y muy pocos esquemas, por lo que a veces parecía que me estaba leyendo un tratado más que un manual (y eso que es fino, no es un tocho como los otros). También, cosas muy ambiguas e información que faltaba, cosa que para nada pasa con el resto de libros. No se porqué este es así particularmente, y me ha dado bastante coraje porque una semana que se supone que iba a ser tranquilita para mi, me la he pasado haciendo mega esquemas, resúmenes, comparando información etc. Y me consta que no soy la única. Supongo que un fallo lo tiene cualquiera, y es la única cosa negativa que puedo decir del curso a día de hoy, pero al igual que he dicho lo bueno tenía que dar mi opinión, por supuesto con un interés totalmente constructivo. Volviendo al tema que nos ocupa… en esta asignatura empezaba con un nivel muy bueno, por lo que la mejora ha sido más estrecha, y demasiado me parece dado el nivel de algunos test la verdad jaja. Me ha gustado volver a recordar bien los electros y grabarme a fuego de una vez el tema de las taquicardias asociadas a los síndromes de preexcitación (¿Se olvidarán de nuevo?). 

anakin

Cuando una asignatura que te gusta mucho te trollea

A pesar de que es una asignatura que siempre me ha gustado mucho estudiar no me veo para nada haciendo esta especialidad. Como me pasaba con digestivo, el tipo de paciente, las patologías que se ven y tal, no me acaban de motivar mucho. Además, estas especialidades son cada vez más “médico-intervencionistas” con muchas técnicas propias, y aunque se que a la mayoría de la gente eso le parece un punto positivo, yo si me quisiera dedicar a algo muy “manual” directamente cogería una quirúrgica jaja. Como parte de la medicina interna me chifla, pero como especialidad a parte no la veo para mi. 

ORGANIZACIÓN, ESTUDIO, EXÁMENES

A pesar de que nos dicen que no hay que perder mucho tiempo y estudiar rapidito todo, de momento sigo haciendo esquemas de las cosas clave o que a mi me cuestan especialmente. No digo que todo el mundo tenga que hacerlo, pero a mi siempre me ha ayudado mucho a memorizar y sobre todo, a poder repasar algo rápido en 5 minutos. Los sábados precisamente hago eso, como empezamos los simulacros a las 1 y media de la tarde lo que hago es levantarme sobre las 9 (más temprano me niego el sábado) y repasar los esquemas, o el cuadernito de fallos, o los repasos relacionales del final de los libros que son canela en rama. También he utilizado a veces alguna de las herramientas de la plataforma online como tablasMIR o la nueva de las tarjetas (que yo soy muy de eso) y están bastante bien, pero claro, apenas hay tiempo. Pienso que serán más rentables en la segunda vuelta, cuando tengamos más o menos ya todo mirado y pueda ir más rápido. El estudio ha sido bastante intenso, sin apenas tiempo para descansar después de comer (cosa que odio) ya que hay que estar listo para ir a clase. De hecho, no todos los días he podido ir a hacer ejercicio como venía haciendo, bien por cansancio o por falta de tiempo. Voy a intentar corregir eso esta semana, aunque toca endocrino que es uno de mis puntos débiles 😦 Menos mal que luego vienen semanas buenas con gine y nefro, porque si me la llegan a juntar con trauma, la que se trauma soy yo. El calor también hace mella en mi, encima de vez en cuando me acechan dolores de cabeza bastante intensos… INVIERNO, “OJALÁ” IS COMING. 

terminator

Yo cuando salgo de casa para ir a la academia

En cuanto a los exámenes, los test diarios de las asignaturas cada vez cuesta menos hacerlos por la práctica diaria y los mires de otros años resultan bastante fáciles ya que los tenemos más que trillados del curso de sexto. Con los simulacros estoy muuuuuuy contenta, de hecho, estoy en plan: venga, la semana que viene me la pego fijo, porque no todo siempre va a ser bueno. El segundo simulacro me pareció muy difícil (para mi de los exámenes más complicados que hemos hecho) y salí con una sensación de haber bajado 40 netas en plan desastre total. Lo hice bastante rápido, como el 1, en unas 3h y 30, precisamente porque no veía que pudiera luchar mucho más las preguntas. Total, que entregué la plantilla con la absoluta certeza de que la había liado y cuando vi el resultado no lo podía creer, no solo no había bajado sino es que encima subí 4 netas. ¿Hola? ¿Como podía ser eso?. Durante la corrección, me di cuenta que muchas de las preguntas que había contestado por una razón que yo pensaba que no era sólida y que “son tonterías mías” era precisamente la correcta, aunque no me supiera perfectamente el tema. Por lo tanto, moraleja: confiar más en uno mismo. Si crees algo, hasta la muerte con esa idea. No titubear, no amargarse y dejar de luchar las preguntas por pensar que es un examen imposible y que te está saliendo fatal, porque puede que no sea así y te estés autosaboteando con malos pensamientos. Desde entonces estoy aplicando ese pensamiento con las preguntas. En cuanto al simulacro de esta semana, el 3, me pareció más asequible que el anterior y de hecho las primeras 50 preguntas eran bastante facilillas y de conceptos que habíamos estudiado bien (no cosas rarunas), luego se fue complicando más el asunto en el medio-final, evidentemente no todo iba a ser un camino de rosas. Salí más tarde que en los otros, a penas a 10 minutos de las 4h creo recordar, pero con muy buena sensación y habiendo luchado más las preguntas complicadas. El resultado fue incluso mejor, tocó subidón gordo, por eso estoy convencida de que la inercia me llevará al suelo de nuevo la semana que viene. Pero vamos, 100% satisfecha y motivada, y menos mal, que después de la cardio-semanita ya tocaba un empujón bueno. Mi objetivo, ese que parecía muy lejano allá por el premir, ya está cerquita 🙂 Aunque queda muuuucho camino por delante, que nadie se desanime. 

scrubs

Tu cuando piensas la has liado parda en el simulacro y subes netas

COSAS VARIAS

Señores, esta semana hay una motivación más para empezar (y menos mal, porque endocrino no me motiva NADA), y es nada más y nada menos el comienzo de la nueva temporada de LA SERIE. Confieso que hasta tenía ganas de que pasara esté doMIRgo para poder ver por fin mañana el primer capitulo. Me quedaría de loca despierta esta madrugada para verlo, pero es lo que tiene esto del MIR, que hay que dejar las buenas costumbres atrás. Al menos, a partir de ahora los lunes tendrán un aliciente, ¡Y menudo aliciente! 

got

Os dejo con la canción que tengo de fondo ahora mismo, que me encanta y forma parte de la BSO de una de mis series preferidas: Overkill (minipunto para quien la conozca). Un saludo a todos mis compañeros opositores, y recordad: la endocrinología es oscura y alberga horrores”

 

Idiopática

 

 

Intensivo is loading… Maxilofacial, plástica y otorrino

Bueeeeno pues primera “semanita” del curso intensivo superada. El nombre le viene ni que pintado: INTENSIVO. Si tuviera que elegir un adjetivo para definir estos últimos días sería sin duda ese. Que ilusa yo, que albergaba la esperanza de poder tener descansos holgados y de ir tranquila estudiando mas o menos todo… “Claro que sí, guapi”.

claro

Las asignaturas que hemos dado no son ni mucho menos las más exigentes ni extensas (por eso se han puesto esta semana, a modo de adaptación) pero sí es cierto que son bastante específicas y con mucha terminología propia, por lo que el nivel de conocimiento de base suele ser menor a las asignaturas englobadas dentro de la medicina interna. Además, todavía -al menos en mi caso- tenemos que terminar de desprendernos de esa forma de estudiar en la carrera queriendo abarcarlo todo al mismo nivel de perfección. Lo que llevo peor es convivir con la incertidumbre, es decir, no saber hasta que punto voy a acordarme de todas las cosas que estudio a largo plazo, porque fallar cosas que no has estudiado pues… sin más, pero fallar algo que en otro momento te sabías perfectamente, supongo que escocerá bastante. Y eso va a pasar, y mucho. Pero bueno, aprenderemos a convivir con ello.

duda.jpg

Tu cuando lees una pregunta de las acidosis tubulares renales

Una de las cosas que me gusta de la academia es que aunque estemos estudiando otorrino por ejemplo, además de hacer varios test de la asignatura durante la semana, también hacemos exámenes MIR enteros (de nuevo xD) para seguir repasando el resto de materias. Eso es para mi un gran acierto ya que no te despegas totalmente del resto de la medicina, aunque hay que reconocer que cuesta tela terminar de estudiar a tiempo y guardar 2,5h para test. Es una carrera contrarreloj… tiene que dar tiempo de hacer el test y de ir a clase, ya que es la filosofía de la academia. La verdad que ir a clase y repasar da la vida… no me imagino no salir de casa/biblio en todo el santo día. Además, para mi gusto, son 100% rentables ya que te hace escavar ese surco profundo en la memoria como bien dice Jaime, para luchar contra el olvido. Me gustan los repasos, cuantos más mejor, y si se hacen de forma transversal o desde otro punto de vista, es como más se aprovechan. 

El balance global de esta semana es bueno a pesar de las dificultades para terminar de estudiar, que es lo que más me ha agobiado. He cumplido mi propósito de salir todos los días al menos 30-40 minutos a hacer ejercicio, y aunque luego voy un poco más pillada de tiempo, lo prefiero, porque sino no voy a caber por las puertas del examen el día M xD. Ahora en serio, levantarse tempranito (aquí a otra hora sería morir calcinado) para salir a caminar o con la bici un rato es genial, luego me pongo a estudiar mucho más relajada y con ganas. Merece la pena.  En cuanto al ánimo (nivel 1 de la preparación xD) pues bastante bien de momento, salvo bajones del tipo: ¿En serio este ritmo 7 meses seguidos? …Voy a morir a mitad de camino fijo, y otros dramas. 

LLORO

Tu cuando comprendiste todo lo que se te ha venido encima

Asignaturas: cirugía maxilofacial, cirugía plástica y otorrinolaringología

Esta semana se ha dividido en varias partes: 2 primeros días de “introducción al método MIR Asturias”, 1 día para Maxilo + Plástica y 2 días para Otorrino. El primer día, a pesar de ser un 2×1 me fue bastante bien, ya que era poco temario y el de plástica eran cosas muy generales e intuitivas, a pesar de no haberla dado en la carrera. De hecho, creo que terminé hasta antes. Por el contrario, otorrino en 2 días ha sido todo un reto. A pesar de que no había que perder mucho tiempo en los primeros capítulos de fisiopatología, pruebas diagnósticas etc, es una parte muy importante para entender luego toda la patología. Por lo que “no, pero sí” había que detenerse. A mí personalmente me gusta entender las cosas y sacarlas por lógica, no solo por memoria, ya que luego con el tiempo eso se olvida pero el razonamiento siempre está ahí. No me disgusta estudiar otorrino, me entiendo bien con la asignatura porque en su momento me la estudié por manuales MIR, por lo que estaba familiarizada con los “términos míricos” y eso ayuda, ya que esta asignatura no la vimos en el curso de sexto. 

Test, MIRes y Simulacro nº1

Los primeros días tuvimos que volver a repetir los MIRes 2016 y 2015. En cuanto al primero, como lo habíamos hecho la última semana del curso de sexto, no tuve problemas para acabarlo en 2,5h ya que me acordaba de la mayoría de las cosas que fallé. El de 2015 ya fue un poco más difícil porque lo hicimos allá por Octubre y claro, la memoria ya no da para tanto jaja. Mejoré sensiblemente y poco más. La importancia de volver a hacer estos exámenes realmente es coger velocidad y aprenderse los conceptos megarepetidos. En cuanto a los test de Otorrino, uno lo hice antes de estudiar para tener una referencia del nivel basal y otro el viernes después de terminarlo todo, y el balance es bastante positivo, por lo que ha merecido la pena la paliza 🙂

Pero sin duda, el meollo de la cuestión en cuanto a exámenes, no iba a ser otro más que “el esperado, el temido, el odiado, el famoso” Simulacro 1. Reflejo de nuestro punto de partida (junto con el siguiente simulacro) para el intensivo. Nos hemos hartado de hacer preguntas durante sexto (35 minisimulacros en la sede, no se cuantos exámenes MIR, 43595823474 millones de autoevaluaciones de asignaturas) pero claro, ahora empieza lo gordo. Sin duda creo que me ha beneficiado mucho haber hecho en mi casa previamente (como nos dijeron) el MIR 2016 entero en papel, como si fuera un examen real, con el límite de 4h (nos entrenan en 1h menos). Ahí pude comprobar que da tiempo de sobra si se sigue un buen ritmo y en ese sentido iba tranquila. Al final lo acabé en 3h y media más o menos, como el MIR 2016. Tenía miedo de haberme pasado de rápida y de que por eso al final hubiera cometido muchos fallos tontos, pero al final ha salido bastante bien y estoy muy contenta. Evidentemente hay muchas cosas que mejorar, como luchar más algunas preguntas que parecen imposibles (pereza) etc. También probaré ir un poco más lenta a ver si eso me beneficia o por el contrario me perjudica. Lo que si me he dado cuenta que en este examen he pasado muchas veces de los enunciados largos y leído solamente el final y las respuestas, y en algunos casos era más que suficiente y eso me ha ahorrado bastante tiempo. En cuanto a asignaturas es la primera vez que digestivo me sale super bien (supongo que serían mas fáciles), por el contrario en preventiva, que siempre ha sido uno de mis puntos fuertes, ha ido la cosa regulín, junto con pediatría y endocrino que se me resiste casi siempre. Lo bueno es que he acertado todas las preguntas de otorrino, maxilofacial y plástica, ¡olé!. Las imágenes creo que es la parte que mejor me ha salido, y eso que al final estaba ya “hasta el moño”, por el contrario las últimas preguntas sin imagen eran de miscelánea y han ido como el culo no, lo siguiente. Según dicen parece ser que el examen ha sido un poco más difícil de la cuenta, y corrigiendo es cierto que había muchísimas preguntas con bajo porcentaje de netas ganadas, más de lo normal. Pero bueno, empiezo con buen pie y motivada 🙂 En resumen: uno más, uno menos. Nos espera un laaaaaaaaaaaaaargo verano. Calma and relaxing cup of tila in your sofa bicht. 

GUS.gif

Tu manteniendo la compostura después del primer simulacro

Y a vosotros, ¿Como os ha ido esta primera semana? ¿Vivos? ¿Muertos vivientes? ¿Adictos ya al redbull o a las benzos? Al fin y al cabo todos estamos igual “de entretenidos” jajaja. Un Saludoooooooooo 🙂 

P.D. La semana que viene se acaba el buen rollo y la motivación: DIGESTIVO is coming. 

Idiopática

Final de la gestación

Parecía que nunca iba a llegar el día que pudiera escribir esta entrada con tranquilidad. Y lo digo porque, el simple hecho de estar escribiendo esto hoy significa que por fin acabó mi etapa como estudiante de Medicina. No puedo explicar ni la milésima parte de todos los momentos que se han ido sucediendo en los últimos meses… Ahora miro atrás e incluso me parecen fugaces, lejanos, casi irreales. Pero nada más lejos de la realidad, han sido muy muy reales, demasiado incluso diría yo en ciertas ocasiones (La semana pre-entrega TFG fue… dejémoslo en interesante xD).

miedo

Yo si tuviera que volver a pasar por lo mismo otra vez

Sexto sin duda ha sido uno de los mayores retos de Medicina, quizás no por su dificultad máxima, si no por el aguante. En un símil deportivo se asemejaría a los 3000 metros obstáculos: encontrar a los tutores de prácticas en cada rotatorio, elegir buen tutor de TFG, cumplir los requisitos de las prácticas y los exámenes de cada rotatorio,  aprender a realizar una bibliografía en condiciones, seguir el calendario de la academia, no desesperarse por no poder seguir el calendario de la academia, prepararse la exposición del TFG sin morir en el intento, conseguir un sumial para no vomitar delante del tribunal… Entre otros. Por otro lado, sexto también está lleno de momentos irrepetibles que compensan en parte todo lo anterior: empiezan a tratarnos como a compañeros y no como a estudiantes, empezamos a practicar algo de Medicina “en serio”, algunos afortunados van enamorándose de alguna especialidad en concreto, las grabaciones del vídeo de la promoción, la graduación (bueno, graduaciones, y sus respectivos modelitos y comederos de cabeza)… Pero sobre todo la satisfacción por haber cumplido un sueño: Soy médico. Somos médicos. Enhorabuena compañeros 🙂 

siii.gif

Nosotros durante la semana de graduaciones

A pesar de toda la felicidad, es inevitable sentir un poco de nostalgia por esta etapa que se cierra definitivamente. Reconozco que los días inmediatos a la graduación me sentí un poco “triste” (no se cual sería la palabra adecuada) recordando todo el camino que me ha llevado a donde estoy hoy. La graduación digamos que supo tocar nuestra fibra sensible, fue un acto espectacular, lleno de risas, emoción y de más de un llanto entre bastidores. Todo ello me hizo reflexionar, y es que el camino no ha sido precisamente de rosas. Pero aquí estamos. Mi primera clase en Medicina fue de embriología, impartida por un gran profesor y reputado doctor. No se me olvidará nunca: todos los procesos biológicos que son necesarios para que a partir de la fusión de 2 células se vaya formando lo que en un futuro constituirá un ser humano. Casualmente mis últimos días como estudiante de Medicina los he pasado en el servicio de urgencias de Obstetricia y Ginecología, viendo como culmina ese proceso de formación con el final de la gestación y el nacimiento de una nueva vida. Quiero pensar que es una perfecta metáfora de mi paso por esta hermosa carrera: comenzamos en un sitio desconocido sin saber absolutamente nada, pronto vamos multiplicando nuestros conocimientos y aptitudes hasta que nos afianzamos y creamos nuestro sitio, y a partir de ahí solo nos queda crecer hasta la hora del final. El final, que al igual que en el parto, no es un final a secas, sino que a su vez implica un nuevo comienzo, una nueva página en blanco por escribir, una nueva fase que superar, un nuevo sueño que alcanzar… En definitiva: una nueva vida.  

parto

Tu cara de alivio al exponer el TFG

Tal y como dice la canción: “Hoy es el primer día del resto de mi vida”. Por todo ello, Felicidades a los compañeros que también están viviendo esta magia y mucho ánimo para todo lo que está por llegar. El MIR, ahora si que sí, is coming… Ya no es “prematuro” hablar de nada, ya no hay horizonte… el futuro es presente. Nos quedan unos preciados días de vacaciones y pienso aprovecharlos al máximo sin pensar en nada de este mundillo, pero preparada y con ganas para afrontar esta nueva etapa. Saludos a todos y nos vemos pronto 🙂 

Idiopática

Reflexiones sobre la primera vuelta

En la anterior entrada creo que me quedaron varias cosas en el tintero acerca de estos últimos meses, y aprovechando que esta semana la tenemos descanso de academia, puedo permitirme el lujo de escribir de nuevo 🙂

tsuptskpyui1

2×1

Sigue leyendo

Primera vuelta y ¡Olé!

Puede parecer que me ha tragado la tierra, pero nada más lejos de la realidad, me ha tragado el último año de Medicina. Sexto es el mejor año de la carrera, decían. Vas a poder hacer de todo, decían. Ja-ja-ja, ME RÍO EN TU CARA (ya que estamos en carnaval, que se note). Malvadas palabras para nuestra ilusa mente de medicoblastos. Y lo peor es que yo me lo creí a pies juntillas. Todo sea dicho, a veces hasta echo de menos estudiar simplemente para 3 exámenes y adiós… Pero ya no hay vuelta atrás, It`s the final countdown (ni no ni nooo). 

gif.gif

Sigue leyendo

Dulce Navidad, amargo TFG

Pues eso… de nuevo por aquí después de un silencio de bastantes semanas (suavizandolo un poco jajaja). Como ya dije en el último post, el tiempo es oro en mi vida ahora mismo -y supongo que en la de cualquiera de mis compañeros- por lo que de algún sitio hay que recortar… Y no es que no me haga ilusión estar por aquí, es solo que quiero disfrutar y desconectar todo el tiempo libre que pueda, a sabiendas de lo que se nos viene en unos meses. Parece mentira pero dentro de 1 mes nosotros -y yo entre tantos- seremos “el próximo MIR”. Da hasta un poco pánico decirlo ¿Verdad? #2MIR18 is coming…

navidad-2010 Sigue leyendo