Periodo peri-MIR: antes, durante y después. Mi experiencia.

Buenas de nuevo 🙂 Como prometí en el anterior post hoy traigo una de esas entradas que tenía pensado escribir una vez se calmaran las aguas de la incertidumbre. Como es lo que tengo más reciente he decidido empezar contando cómo viví aquellos momentos que rodearon al MIR. Esos momentos que tanto se temen a lo largo de los meses de estudio pero que luego te das cuenta que no son tan horribles como a priori imaginábamos. ¿O sí?

EL DÍA DE ANTES

El día de antes del MIR, en mi caso 9 de Febrero, es un día que podríamos decir que tiene mucha variabilidad interindividual. Hay gente que te dirá que se ha matado repasando todo el cuaderno-MIR, o los post-it que tenía en la pared, o a estudiar el libro que te marca la academia para ese día (porque sí, todas las academias contemplan el último día dentro del calendario de estudio) o a reventar la web haciendo test como si no hubiera un mañana… Cada maestrillo tiene su librillo y cada cual sabe lo que le funciona el día antes de un examen. Puedes seguir los consejos que tu academia te dicta, pero tú y solo tú sabes que es lo mejor para tu salud mental ese día. 

estudiosos

El repasillo del día de antes

En mi caso, MIR Asturias tenía estipulado para ese día el repaso de las asignaturas otorrino y oftalmo, que a priori puedes pensar ¿What the fuck?, pero realmente si te dedicas a leer los resúmenes de cada capítulo y teniendo en cuenta que son asignaturas secundarias y con un libro escueto no es para tanto. Sin embargo, yo he de confesar que NO estudié el último día. ¿Porqué? Pues porque consideré que ya estaba bien y que tampoco era absolutamente necesario. Necesitaba un día de no forzar la mente ni agobiarme antes de hacer el examen, para ir con ganas, descansada y la mente cristalina. Y la verdad que me funcionó. Estuve toda la mañana escuchando música, jugando a pokemon, hablando con amigos etc. Se me pasó el día volando, y como le decía a unas amigas me sentía muy contenta porque YA había acabado el suplicio: yo ya me sentía “libre”, a pesar de que quedara hacer el examen. Pienso que ir al MIR con ese pensamiento positivo y no con el de “voy a que me corten la cabeza” puede marcar la diferencia en algunos casos. 

Por la tarde, a pesar de no haber estudiado, fui a clase como un día más. No pensaba perderme el último día del curso porque sabía que siempre preparaban cosas muy chulas. El repaso de ambas asignaturas se hizo de forma concisa y rápida, ocupando mucho menos tiempo que el de una clase normal, para dejar paso a la despedida del curso. Discursos de los profesores, detallazos y sorpresas que al menos a mi, me emocionaron. Salimos de allí con una sonrisa en la cara y con la sensación de que el MIR no podía salir mal. Yo solo por eso, ya voy a estar agradecida siempre. Desde luego que todo mereció la pena. 

felicidad

Borrachera de buen rollo tras la última clase

EL DIA M

Esa noche dormí muy bien. Me acosté sobre la 1, no tuve sobresaltos nocturnos y me desperté sobre las 8. Sin embargo, me obligué a quedarme en la cama hasta las 10 porque de la otra forma se me iba a hacer la mañana demasiado larga. Comí en casa algo de pasta con ingredientes muy básicos y nada diarreicos (que no se los demás, pero para mi es algo vital los días en que los nervios afloran) y a la 1 y pico ya estaba camino de la sede del examen por lo que pudiera pasar. No nos encontramos nada de tráfico ni problemas de aparcamiento así que estuvimos allí con bastante antelación. Yo personalmente lo prefiero así ,y lo recomiendo, porque toda tranquilidad es poca ese día. Aunque no voy a negar que soy un poco-bastante obsesa de la puntualidad. 

Nos fuimos acumulando en torno a las vallas de la entrada, ya que no dejaban pasar al interior del edificio. Allí también se encontraban representantes de varias academias repartiendo revistas que contenían información postMIR acerca de con qué números podías escoger cada especialidad, que ciudades, hospitales etc. No se puede decir que fuera una lectura muy recomendable para aquellos momentos previos, pero bueno, ahora se les agradece. Abrieron las puertas en torno a las 3 y pico de la tarde y fuimos ocupando el interior del edificio. Estaba muy bien organizado, con paneles informativos antes de entrar y luego en cada aula había una lista de los alumnos que pertenecían a la misma. No me encontraba casi nada nerviosa, y estoy segura que es fruto de haber hecho el último simulacro en el mismo sitio justo la semana de antes. Puedo decir, que al menos en mi caso, me encontraba mucho más nerviosa en ese simulacro que en el propio MIR, supongo que como efecto de la desensibilización al entorno. A las 3 y media empezaron a llamarnos, que por cierto el tribunal de mi aula fue muy amable y tranquilizador, y para nada inquisitorial ni amenazante. En nuestro caso dejaron comer, beber y ponerse tapones. Todo transcurrió sin problemas ni altercados, y el examen comenzó pocos minutos pasadas las 4 de la tarde. 

no quiero

Cuando las academias te hacen spam postMIR antes de entrar al examen

Cuando empieza el examen lo primero que hay que hacer es comprobar que todos tus datos son correctos, ya que este viene personalizado con tu nombre, apellidos, DNI etc. Si hay algún error levantas la mano, se lo notificas al tribunal y este te proporciona uno nuevo sin problemas, pero claro, te tienes que dar cuenta antes de empezar el examen. Lo segundo que hay que hacer es revisar que el cuadernillo de preguntas cuente con todas las páginas porque se dan casos de errores de impresión. Y lo más importante, que no se puede olvidar bajo ningún concepto: firmar la hoja de respuestas. Sin firma no hay examen, aunque el tribunal cuando lo entregas suele estar pendiente y si se te ha olvidado te dejan firmar en ese momento. Una vez hecho todo lo anterior, ya es hora de empezar el examen, y en mi caso como lo venía haciendo desde el principio, por la primera pregunta sin imagen. 

Resulta que nos tocó la gracia de empezar el examen por el bloque de miscelánea: anatomía, fisiología de los hidratos de carbono, genética etc. Hombre, poner este bloque justo por donde la mayoría empezamos el examen de ser muy buena gente no es, señor ministerio. Pero bueno, también es cierto que habíamos hecho simulacros así, por lo que tampoco me descentró mucho este tema. Fui pasando pregunta a pregunta teniendo la esperanza de encontrar más seguridad en lo que quedaba del examen… Pero… esa seguridad apenas llegó xD (vamos a tomarlo con humor). Estaba tranquila porque me pareció un simulacro más, uno de esos simulacros “menos MIR” que hemos hecho y fui avanzando con la confianza de que a pesar de la dificultad subjetiva me saldría bien. Eso sí, dudando muchísimo entre dos opciones todo el rato y maldiciendo preguntas ambiguas en un número superior al esperado. El examen no era especialmente largo, pero sí denso y desgastante, y lo estaba notando en que iba atrasada con respecto a mi horario habitual en los simulacros (y eso que los hacemos en 1h menos). Total, que empecé a meter un poco el turbo porque me tenía que sobrar tiempo sí o sí para repasar la plantilla, ya que suelo equivocarme siempre al pasar alguna respuesta. Llegué a las imágenes con 1h por delante, más tranquila, con el pensamiento ya puesto en que esto había acabado y casi saboreando la libertad. Las imágenes me parecieron, por lo general, más sencillas que el resto del examen, exceptuando algunas ambiguas que preguntaban directamente el hallazgo radiológico sin mencionar el caso clínico. Terminé. Exhalo aire, veo que apenas he comido un par de chocolatinas pequeñas y me sobra casi la botella entera de agua. Me pongo a repasar la plantilla como una moto ya que solo quedan 15 minutos de examen. ¡Menos mal! Tenía una pregunta mal pasada, y encima de las que tenía bien seguro… ains, liándola hasta el final. 

mir

Cuando no encuentras las preguntas RepeMIR

Se acaba el examen. Miro a mi alrededor: caras de todo tipo, pero sobre todo la típica risa nerviosa de “vaya telita, pero ahora mismo me la pela todo”. La comparto. Salimos del aula, y para mi sorpresa, somos los primeros en salir del edificio (la verdad es que mi aula fue todo muy puntual). Voy acercándome a las vallas y literalmente ALUCINO con la que hay montada al otro lado, cientos de familiares ahí reunidos con pancartas muy originales, confeti, gritos, champán… No se como describirlo porque todo se queda corto, pero muy chulo. Me fue realmente complicado encontrar a mi novio entre tanta muchedumbre, pero daba gloria ir pasando entre la gente y todo el mundo felicitándote aunque no te conociera, dando la enhorabuena y esperando con ilusión a que su hij@/novi@/herman@ salieran por esas puertas. Sin embargo, no todo fueron buenas caras, o al menos eso me cuentan porque yo estaba tan “en mi mundo” que no reparé en ello. No fueron pocos los que salieron llorando o preocupados por cómo había sido el examen. Yo, como ya conté en la anterior entrada, tenía la sensación de que había sido más difícil pero no sabía hasta que punto eso era “lo típico que siente todo el mundo cuanto hace su MIR” o si realmente estaba en lo cierto. Esperé a que salieran mis amigas que estaban repartidas por varias aulas, nos vimos fugazmente, nos abrazamos y luego cada cual se fue con su familia. Nosotros fuimos a cenar, y luego a casa. Se que mucha gente sale de fiesta el día del MIR a tope pero yo sinceramente no. No porque de por si no me gustan las discotecas y voy un par de veces al año como mucho, y no porque estaba física y mentalmente destrozada.

marge

Cuando sales del examen y todo el mundo está festejando pero te acuerdas de las preguntas 

MALDITO POSTMIR

Pues lo dicho, yo opté por la unpopular opinión de irme a casa, descansar y pasar la plantilla. Sí, soy muy impaciente, y siempre me ha gustado saber lo que hay, para bien o para mal. No me concibo de otra manera xD Entiendo que para algunos pueda parecer una locura y quizás si tuviera que repetir el MIR no actuaría igual, pero en este caso era inevitable. Sinceridad ante todo. La primera academia que tuvo lista su corrección fue AMIR, y ahí que fui yo… cuando vi los resultados me quedé tan en shock que no me salió ni llorar, ni decir nada. Que vale, no era del todo malo, pero no era lo que había estado preparando. Parecía una pesadilla de las tantas que he tenido durante la preparación y de hecho ahora al recordar ese momento me lo sigue pareciendo. Mi novio me intentó tranquilizar diciendo que esperara, que si yo había bajado quizás le había salido a todo el mundo peor, que no era nada fiable ahora mismo etc… Yo seguía con mi pesimismo de que la había liado parda y no se cómo conseguí irme a dormir con la esperanza de que todo hubiera sido un mal sueño.

chavo

Primeras impresiones postcorrección

Al día siguiente, bien temprano por la mañana, corregí con el resto de academias y me llevé la gran alegría de que ambas me daban un resultado bastante mejor. Además, en ese momento mucha más gente había metido sus plantillas y empezaba a quedar claro que este año no tenía nada que ver con el MIR anterior y casi todo el mundo había bajado considerablemente. Le tuve que dar la razón a mi novio (por suerte) y darme en la cabeza por dramática antes de tiempo. Luego AMIR se ve que rectificó y modificó un poco su plantilla, haciendo que coincidiera con las otras dos academias, lo que me dio más tranquilidad. Sin embargo, quedaba por salir la plantilla del ministerio, que es la que realmente importa, y no se porqué me daba a mi que este año habría notables diferencias entre esta y las academias. En mi caso, afortunadamente, no fue así, y finalmente tuve 1 neta más. Por otra parte, por lo que he podido leer en foros y el blog de gangas, hay bastante gente que le ha variado -y no poco- de una a otra. Y esto lo cuento porque me parece muy importante, ya que poco se habla de la angustia postMIR. Para mi fue mucho peor el día después del examen que el MIR propio y todo por esos altibajos. Es evidente que yo agradezco que las academias dispongan de estos servicios y que es solo nuestra responsabilidad el utilizarlos o no. Sin embargo, como ya he dicho antes, si tuviera que volver a pasar por esto creo que no metería la plantilla hasta que no estuviera la oficial del ministerio. En mi caso no varió mucho y lo que lo hizo fue a mejor, pero ¿Y si hubiera sido al revés? Además, pasé mal rato para nada, y todo por impaciencia. Desde luego esto es muy personal y hay todo tipo de opiniones, pero después de haberlo vivido creía que tenía que hacer esta pequeña reflexión porque me parece que es un tema que pasa desapercibido pero que genera mucha angustia. A día de hoy la muestra de las plantillas metidas es grande como para ser fiable, pero aún quedan las impugnaciones y la plantilla definitiva, que todavía puede cambiar algo el panorama. Aún así no puedo ocultar, después de tanto susto, que estoy contenta 🙂 

tuer

Segundas impresiones postcorrección

El postMIR también es sinónimo de gangas. Este blog y su autor, Jose María, que no ha hecho otra cosa sino aportar un poco de cordura entre tanta incertidumbre a todos los opositores, ha dicho adiós esta semana. No se vosotros, pero yo pasé el último año de bachiller leyendo sus post, así como el proceso de selectividad y de entrar en la carrera. Además, todos estos últimos años le he seguido convocatoria tras convocatoria, y todo lo que se del MIR es gracias a este blog. La tristeza y el agradecimiento colectivo es palpable estos días, y sabemos que el tiempo que nos queda hasta coger plaza no va a ser cómo nos imaginábamos al no tener a gangas solucionando nuestros quebraderos de cabeza, pero también a veces es necesario dedicarse más tiempo a uno mismo que a los demás. No se si será un adiós definitivo o temporal, pero de lo que sí estoy segura es que su labor ha marcado un antes y un después para todos los mires. ¡Mucha suerte!

gracias

Y con esto finaliza la entrada de hoy. He intentado contar todo lo que me parecía importante o que me gustaría saber a mi si me tuviera que presentar al MIR próximamente. Es mi experiencia personal, que para nada tiene que coincidir con la de otro compañero, si es así también puedes contarlo en los comentarios para que la lean los demás 🙂 El próxima día creo que hablaré de cuál ha sido mi rutina durante la preparación y cómo la he ido variando en función de la vuelta y otras variables. Espero con cariño que os sea de utilidad 🙂 Un saludo!

Idiopática

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Crónica de un no-verano anunciado

Bueeeeenas!!!!. Después de mes y medio sin escribir vuelvo por por fin a estos lares. No es que no haya tenido tiempo, no voy a mentir, tiempo siempre hay para casi todo si uno quiere. Sin embargo, me han faltado las ganas. Reconozco que Agosto se me ha hecho bastante cuesta arriba, interminable, infinito… y cada segundo de tiempo libre lo he invertido en actividades no míricas, que básicamente se resumirían en dormir, comer y ver pelis XD… Con estas altas temperaturas en Dorne poco más se puede hacer en verano, y menos si eres intolerante al calor como es mi caso.

dormir

Mi conciencia y yo 

Pues eso, volviendo al asunto del verano… evidentemente ya sabía que iba a ser duro, pues estaba más que anunciado, pero ha sido aún peor. No por el hecho de estudiar, o los simulacros, si no, al menos en mi caso, por el bajo ánimo que he tenido durante varias semanas. Se me ha hecho muy difícil mantener el ritmo de estudio que llevé el primer mes, en el que estaba super motivada y hacía todo al dedillo… Ahora el panorama es un poco diferente: me levanto más tarde, le dedico menos horas, no me paro tanto en las cosas y descanso más. Eso agobia un poco, porque te paras a pensar si no estarás flojeando más de lo recomendable o si podrías hacerlo mucho mejor etc. Y claro, te metes en un círculo vicioso de intranquilidad. A pesar de los remordimientos inevitables, quiero pensar que no es así, y que es algo esperable a estas alturas del curso. Hace unas semanas acudí a una tutoría por este motivo y la verdad es que el compañero me tranquilizó mucho y me dijo que siguiera igual a como lo estaba haciendo y que no me preocupara. Desde entonces yo me agarro a ese clavo, estudiando todo lo posible y esperando que llegue ya la segunda vuelta para estudiar cosas ya estudiadas. Estoy convencida que la segunda será otro rollo para mi, y parece mentira, pero ya solo quedan 4 semanas de esta eterna primera vuelta :O. Si me paro a reflexionar realmente tengo que decir que, a pesar de lo cuesta arriba que se haya hecho, es el verano que más rápido se me ha pasado de mi vida. Si hace nada celebrábamos nuestra graduación… y ahora estamos aquí, casi 3 meses de estudio y 10 simulacros a nuestras espaldas. Todo pasa y todo llega, y cada vez veo más cerca el final. 

alegria

Tu cuando te das cuenta que quedan 4 semanas para las vacaciones

Y hablando del final, 10 de Febrero. Suena hasta bonito, pero joder, un poco tarde ¿No?. Yo que estoy deseando hacer el examen ya y que sea lo que el Dios MIR quiera, y ahora me lo alargan 2 semanas… estupendo. Nunca me he considerado velocista, pero tampoco fondista, por lo que esos días extra es más tiempo para quemarse y ponerse nerviosa. El otro día Jaime Baladrón, en su épico tour por las sedes, se quedó después de la charla a los recién llegados compañeros de sexto y nos explicó la intención de la academia con respecto a esas semanas extras. En principio tendríamos algo de más vacaciones en navidad, que se agradecen, y el calendario se modificaría un poco. Pero aún es hablar por hablar porque la fecha no es definitiva. En cualquier caso, el hype es enorme y supongo que a lo largo de este mes nos despejaran todas las dudas. Ministerio, ten piedad de nosotros. 

susto.gif

Tu cuando lees que el MIR ya tiene fecha 

Y todo esto ocurre exactamente un año después de que comenzara mi andadura en esto del MIR. Justo esta semana ha arrancado el curso MIR plus para los que entran en sexto y ayer mismo tuvieron el primer minisimulacro (voz de anciana nostálgica tipo: “En mis tiempos todo esto era campo). Se me pasan muchas sensaciones por la cabeza, pero sobre todo: “corred insensatos”. Dejando la coña a un lado, es un año muy bonito pero muy duro a la vez, con cosas inolvidables para bien y para mal, pero sobre todo es un año que marca un antes y un después si sabes aprovecharlo. Yo recomendaría disfrutarlo al máximo, sacarle partido a las prácticas, salir y entrar con la gente que luego no vas a ver tanto, pero a la vez aprovechar mucho todo lo que la academia te brinda para llegar al intensivo con un colchón de base importante. Eso si, sin volverse loco por favor.

En cuanto a mi, tenía muchas cosas que contar de estas semanas, asignatura a asignatura, examen a examen, pero con eso de dejarlo y dejarlo al final se me han acumulado a base de bien, así que haré un resumen de lo más reseñable: 

ASIGNATURAS

  • Endocrino: a pesar de que fue una semana super intensa, creo que ha sido la asignatura en la que más he mejorado hasta ahora. Partiendo de la base de que no me gustaba mucho y se me daba mal, y ahora casi siempre me sale bien, es un gran cambio. Chapó por Ana, a pesar de que nos bombardeaba con fármacos nuevos todos los días jajaja. 
  • Nefro: que decir de esta asignatura, a mi es que me encanta, me encanta el profe y me encanta todo jajaja. No soy objetiva. No pegarme por favor. 
  • Gine: semana super amena con las clases como a mi me gustan: intensas y con mucho repaso relacional. Cada vez me gusta más la obstetricia, lástima que no sea una especialidad independiente 😦 
  • Reuma: otra que no se me daba muy bien, aunque es verdad que haciendo las preguntas de los simulacros y mires he ido aprendido mucho porque más o menos siempre preguntan lo mismo. Las clases también de 10, de las mejores sin duda alguna. Como para olvidarse de las cosas xD. 
  • Neuro: la dimos la semana pasada. Difícil asignatura porque hay que tenerlo todo muy bien integrado y llegar a ese nivel es complicado. El manual para mi gusto es de los mejores y además, la forma de dar las clases con muchos dibujos e imágenes y sin tanta teoría de forma literal es perfecta para neuro. Y si encima te intercalan imágenes y anécdotas cinéfilas PERFECTO. 

Lo peor: trauma y pediatría. Trauma porque yo creo que es algo intrínseco a la materia (no le veo lo bonito a esta especialidad, lo siento) y porque la manera de darla quizás no sea la más acertada. Pediatría me gusta pero es una asignatura de contrastes: o preguntas chorras o cosas super especificas que no te acuerdas ni a la de 3. Es en la que más me cuesta mejorar. Menos mal que el profesor se encarga de repetir cual papagayo. Gracias, creo que nunca se me olvidarán los componentes de la leche materna XD. 

Mención especial para preventiva, que la hemos tenido esta semana y que además tenía bastante ganas de estudiarla para dejar de cometer siempre los mismos fallos. Me gusta mucho, sobre todo la parte de estadística, ya que hacer cuentas y problemillas es más ameno que estudiar todo el rato tto, dx, efectos secundarios etc. Es un descanso de tanta teoría, pero cuando se complica se complica a base de bien. El profesor es nuevo, y creo que lo ha hecho bastante bien. Se nota que día a día se ha ido soltando más. Lo mejor de todo: el libro (sonido celestial de fondo). Por Dios bendito una ovación al que se le ocurrió cambiar el libro y a los responsables del mismo. Muuuucho mejor que el antiguo de aquí a China. Por fin he entendido los estudios de no inferioridad a la primera, cosa que ya daba por perdida totalmente. En serio, chapó. 

cuentas

Cuando empiezas a entender toda la estadística 

En cuanto a los SIMULACROS, estoy super contenta, la verdad. En los últimos exámenes me mantengo bastante estable (la gráfica ya no se parece tanto a los picos de Europa) y casi rozo mi objetivo en varias ocasiones, de hecho, en el simulacro de ayer (el 10) me he quedado a 1 neta de distancia xD Fuck! En cualquier caso, estoy tranquila, como siempre: sin prisa pero sin pausa. Todavía queda mucho camino por delante, y la mitad de los simulacros para seguir subiendo/bajando y tener margen, porque nunca se sabe que va a pasar el día M. De todas formas, el camino no tiene porqué ser el mismo para todo el mundo, unos suben más rápidito, otros se estancan al principio y luego van poco a poco, pero al final la meta es la misma y, para bien o para mal, el día del examen todo el mundo parte de 0 y tiene las mismas posibilidades 🙂

Por cierto… la semana que viene toca Hemato ¡¡¡¡¡Por fiiiiiin!!!!!!! Que ganas jaja :), no no estoy loca, pero es mi asignatura preferida y encima con un gran profesor que hace que la ames aún más (recuerdo perfectamente como sus videoclases me salvaron la vida en el examen de Hemato de la facultad). Aún así, no es para nada sencilla y va a tocar pelearse con los tratamientos y las translocaciones, pero lo haré con mucho gusto 😉 Espero que lo estéis llevando genial, muchísimo ánimo a todos los compañeros #2MIR18!!!

hemato

Idiopática