Intensivo is loading… Maxilofacial, plástica y otorrino

Bueeeeno pues primera “semanita” del curso intensivo superada. El nombre le viene ni que pintado: INTENSIVO. Si tuviera que elegir un adjetivo para definir estos últimos días sería sin duda ese. Que ilusa yo, que albergaba la esperanza de poder tener descansos holgados y de ir tranquila estudiando mas o menos todo… “Claro que sí, guapi”.

claro

Las asignaturas que hemos dado no son ni mucho menos las más exigentes ni extensas (por eso se han puesto esta semana, a modo de adaptación) pero sí es cierto que son bastante específicas y con mucha terminología propia, por lo que el nivel de conocimiento de base suele ser menor a las asignaturas englobadas dentro de la medicina interna. Además, todavía -al menos en mi caso- tenemos que terminar de desprendernos de esa forma de estudiar en la carrera queriendo abarcarlo todo al mismo nivel de perfección. Lo que llevo peor es convivir con la incertidumbre, es decir, no saber hasta que punto voy a acordarme de todas las cosas que estudio a largo plazo, porque fallar cosas que no has estudiado pues… sin más, pero fallar algo que en otro momento te sabías perfectamente, supongo que escocerá bastante. Y eso va a pasar, y mucho. Pero bueno, aprenderemos a convivir con ello.

duda.jpg

Tu cuando lees una pregunta de las acidosis tubulares renales

Una de las cosas que me gusta de la academia es que aunque estemos estudiando otorrino por ejemplo, además de hacer varios test de la asignatura durante la semana, también hacemos exámenes MIR enteros (de nuevo xD) para seguir repasando el resto de materias. Eso es para mi un gran acierto ya que no te despegas totalmente del resto de la medicina, aunque hay que reconocer que cuesta tela terminar de estudiar a tiempo y guardar 2,5h para test. Es una carrera contrarreloj… tiene que dar tiempo de hacer el test y de ir a clase, ya que es la filosofía de la academia. La verdad que ir a clase y repasar da la vida… no me imagino no salir de casa/biblio en todo el santo día. Además, para mi gusto, son 100% rentables ya que te hace escavar ese surco profundo en la memoria como bien dice Jaime, para luchar contra el olvido. Me gustan los repasos, cuantos más mejor, y si se hacen de forma transversal o desde otro punto de vista, es como más se aprovechan. 

El balance global de esta semana es bueno a pesar de las dificultades para terminar de estudiar, que es lo que más me ha agobiado. He cumplido mi propósito de salir todos los días al menos 30-40 minutos a hacer ejercicio, y aunque luego voy un poco más pillada de tiempo, lo prefiero, porque sino no voy a caber por las puertas del examen el día M xD. Ahora en serio, levantarse tempranito (aquí a otra hora sería morir calcinado) para salir a caminar o con la bici un rato es genial, luego me pongo a estudiar mucho más relajada y con ganas. Merece la pena.  En cuanto al ánimo (nivel 1 de la preparación xD) pues bastante bien de momento, salvo bajones del tipo: ¿En serio este ritmo 7 meses seguidos? …Voy a morir a mitad de camino fijo, y otros dramas. 

LLORO

Tu cuando comprendiste todo lo que se te ha venido encima

Asignaturas: cirugía maxilofacial, cirugía plástica y otorrinolaringología

Esta semana se ha dividido en varias partes: 2 primeros días de “introducción al método MIR Asturias”, 1 día para Maxilo + Plástica y 2 días para Otorrino. El primer día, a pesar de ser un 2×1 me fue bastante bien, ya que era poco temario y el de plástica eran cosas muy generales e intuitivas, a pesar de no haberla dado en la carrera. De hecho, creo que terminé hasta antes. Por el contrario, otorrino en 2 días ha sido todo un reto. A pesar de que no había que perder mucho tiempo en los primeros capítulos de fisiopatología, pruebas diagnósticas etc, es una parte muy importante para entender luego toda la patología. Por lo que “no, pero sí” había que detenerse. A mí personalmente me gusta entender las cosas y sacarlas por lógica, no solo por memoria, ya que luego con el tiempo eso se olvida pero el razonamiento siempre está ahí. No me disgusta estudiar otorrino, me entiendo bien con la asignatura porque en su momento me la estudié por manuales MIR, por lo que estaba familiarizada con los “términos míricos” y eso ayuda, ya que esta asignatura no la vimos en el curso de sexto. 

Test, MIRes y Simulacro nº1

Los primeros días tuvimos que volver a repetir los MIRes 2016 y 2015. En cuanto al primero, como lo habíamos hecho la última semana del curso de sexto, no tuve problemas para acabarlo en 2,5h ya que me acordaba de la mayoría de las cosas que fallé. El de 2015 ya fue un poco más difícil porque lo hicimos allá por Octubre y claro, la memoria ya no da para tanto jaja. Mejoré sensiblemente y poco más. La importancia de volver a hacer estos exámenes realmente es coger velocidad y aprenderse los conceptos megarepetidos. En cuanto a los test de Otorrino, uno lo hice antes de estudiar para tener una referencia del nivel basal y otro el viernes después de terminarlo todo, y el balance es bastante positivo, por lo que ha merecido la pena la paliza 🙂

Pero sin duda, el meollo de la cuestión en cuanto a exámenes, no iba a ser otro más que “el esperado, el temido, el odiado, el famoso” Simulacro 1. Reflejo de nuestro punto de partida (junto con el siguiente simulacro) para el intensivo. Nos hemos hartado de hacer preguntas durante sexto (35 minisimulacros en la sede, no se cuantos exámenes MIR, 43595823474 millones de autoevaluaciones de asignaturas) pero claro, ahora empieza lo gordo. Sin duda creo que me ha beneficiado mucho haber hecho en mi casa previamente (como nos dijeron) el MIR 2016 entero en papel, como si fuera un examen real, con el límite de 4h (nos entrenan en 1h menos). Ahí pude comprobar que da tiempo de sobra si se sigue un buen ritmo y en ese sentido iba tranquila. Al final lo acabé en 3h y media más o menos, como el MIR 2016. Tenía miedo de haberme pasado de rápida y de que por eso al final hubiera cometido muchos fallos tontos, pero al final ha salido bastante bien y estoy muy contenta. Evidentemente hay muchas cosas que mejorar, como luchar más algunas preguntas que parecen imposibles (pereza) etc. También probaré ir un poco más lenta a ver si eso me beneficia o por el contrario me perjudica. Lo que si me he dado cuenta que en este examen he pasado muchas veces de los enunciados largos y leído solamente el final y las respuestas, y en algunos casos era más que suficiente y eso me ha ahorrado bastante tiempo. En cuanto a asignaturas es la primera vez que digestivo me sale super bien (supongo que serían mas fáciles), por el contrario en preventiva, que siempre ha sido uno de mis puntos fuertes, ha ido la cosa regulín, junto con pediatría y endocrino que se me resiste casi siempre. Lo bueno es que he acertado todas las preguntas de otorrino, maxilofacial y plástica, ¡olé!. Las imágenes creo que es la parte que mejor me ha salido, y eso que al final estaba ya “hasta el moño”, por el contrario las últimas preguntas sin imagen eran de miscelánea y han ido como el culo no, lo siguiente. Según dicen parece ser que el examen ha sido un poco más difícil de la cuenta, y corrigiendo es cierto que había muchísimas preguntas con bajo porcentaje de netas ganadas, más de lo normal. Pero bueno, empiezo con buen pie y motivada 🙂 En resumen: uno más, uno menos. Nos espera un laaaaaaaaaaaaaargo verano. Calma and relaxing cup of tila in your sofa bicht. 

GUS.gif

Tu manteniendo la compostura después del primer simulacro

Y a vosotros, ¿Como os ha ido esta primera semana? ¿Vivos? ¿Muertos vivientes? ¿Adictos ya al redbull o a las benzos? Al fin y al cabo todos estamos igual “de entretenidos” jajaja. Un Saludoooooooooo 🙂 

P.D. La semana que viene se acaba el buen rollo y la motivación: DIGESTIVO is coming. 

Idiopática

Final de la gestación

Parecía que nunca iba a llegar el día que pudiera escribir esta entrada con tranquilidad. Y lo digo porque, el simple hecho de estar escribiendo esto hoy significa que por fin acabó mi etapa como estudiante de Medicina. No puedo explicar ni la milésima parte de todos los momentos que se han ido sucediendo en los últimos meses… Ahora miro atrás e incluso me parecen fugaces, lejanos, casi irreales. Pero nada más lejos de la realidad, han sido muy muy reales, demasiado incluso diría yo en ciertas ocasiones (La semana pre-entrega TFG fue… dejémoslo en interesante xD).

miedo

Yo si tuviera que volver a pasar por lo mismo otra vez

Sexto sin duda ha sido uno de los mayores retos de Medicina, quizás no por su dificultad máxima, si no por el aguante. En un símil deportivo se asemejaría a los 3000 metros obstáculos: encontrar a los tutores de prácticas en cada rotatorio, elegir buen tutor de TFG, cumplir los requisitos de las prácticas y los exámenes de cada rotatorio,  aprender a realizar una bibliografía en condiciones, seguir el calendario de la academia, no desesperarse por no poder seguir el calendario de la academia, prepararse la exposición del TFG sin morir en el intento, conseguir un sumial para no vomitar delante del tribunal… Entre otros. Por otro lado, sexto también está lleno de momentos irrepetibles que compensan en parte todo lo anterior: empiezan a tratarnos como a compañeros y no como a estudiantes, empezamos a practicar algo de Medicina “en serio”, algunos afortunados van enamorándose de alguna especialidad en concreto, las grabaciones del vídeo de la promoción, la graduación (bueno, graduaciones, y sus respectivos modelitos y comederos de cabeza)… Pero sobre todo la satisfacción por haber cumplido un sueño: Soy médico. Somos médicos. Enhorabuena compañeros 🙂 

siii.gif

Nosotros durante la semana de graduaciones

A pesar de toda la felicidad, es inevitable sentir un poco de nostalgia por esta etapa que se cierra definitivamente. Reconozco que los días inmediatos a la graduación me sentí un poco “triste” (no se cual sería la palabra adecuada) recordando todo el camino que me ha llevado a donde estoy hoy. La graduación digamos que supo tocar nuestra fibra sensible, fue un acto espectacular, lleno de risas, emoción y de más de un llanto entre bastidores. Todo ello me hizo reflexionar, y es que el camino no ha sido precisamente de rosas. Pero aquí estamos. Mi primera clase en Medicina fue de embriología, impartida por un gran profesor y reputado doctor. No se me olvidará nunca: todos los procesos biológicos que son necesarios para que a partir de la fusión de 2 células se vaya formando lo que en un futuro constituirá un ser humano. Casualmente mis últimos días como estudiante de Medicina los he pasado en el servicio de urgencias de Obstetricia y Ginecología, viendo como culmina ese proceso de formación con el final de la gestación y el nacimiento de una nueva vida. Quiero pensar que es una perfecta metáfora de mi paso por esta hermosa carrera: comenzamos en un sitio desconocido sin saber absolutamente nada, pronto vamos multiplicando nuestros conocimientos y aptitudes hasta que nos afianzamos y creamos nuestro sitio, y a partir de ahí solo nos queda crecer hasta la hora del final. El final, que al igual que en el parto, no es un final a secas, sino que a su vez implica un nuevo comienzo, una nueva página en blanco por escribir, una nueva fase que superar, un nuevo sueño que alcanzar… En definitiva: una nueva vida.  

parto

Tu cara de alivio al exponer el TFG

Tal y como dice la canción: “Hoy es el primer día del resto de mi vida”. Por todo ello, Felicidades a los compañeros que también están viviendo esta magia y mucho ánimo para todo lo que está por llegar. El MIR, ahora si que sí, is coming… Ya no es “prematuro” hablar de nada, ya no hay horizonte… el futuro es presente. Nos quedan unos preciados días de vacaciones y pienso aprovecharlos al máximo sin pensar en nada de este mundillo, pero preparada y con ganas para afrontar esta nueva etapa. Saludos a todos y nos vemos pronto 🙂 

Idiopática