Reflexiones sobre la elección de especialidad Vol II

Buenas a tod@s, hoy voy a escribir acerca de un tema un poco tabú para la gente que se está preparando el Mir. Para la mayoría de los que estamos en sexto (bueno, técnicamente a partir de Septiembre, pero ya me entendéis)  aún podría formar parte de una conversación normal entre compañeros, peeeero, según los pronósticos de años anteriores, poco a poco esto irá cambiando hasta convertiste en palabras innombrables para cada uno de nosotros (digamos que, al estilo Voldemort). Sí, señores, hablamos sobre el síndrome de elección de especialidad

6-consejos-estudiar

“Conjunto de signos y de síntomas con 2 picos de incidencia: estudiantes de medicina a apunto de acabar sexto y mires avanzados. Altamente contagioso, ya que no se ha encontrado vacuna hasta el día de hoy. Al principio se presenta como una afasia motora ante preguntas como ¿Ya sabes que especialidad quieres hacer? ¿Que es lo que más te gusta?, que puede acompañarse de: sudoración, taquicardia, temblor de reposo y obnubilación. En etapas más posteriores puede desarrollarse agresividad de forma episódica  y trastornos psiquiátricos como robo del pensamiento o manía. No requiere tratamiento, ya que la mayoría de las veces sucede de forma autolimitada, disminuyendo de forma brusca a partir del día de elección de plaza”

Bromas a parte, yo creo que todos sabéis a que me refiero. Al parecer nadie está a salvo de este síndrome, tarde o temprano caeremos todos presos de nuestra propia inseguridad. La verdad, me resulta difícil pensar que llegue el momento en el que no quiera hablar de este tema, porque por regla general soy un poco “bocazas” (con mis cosas, claro jaja) y me encanta una buena charla, pero quien sabe. Al principio nos puede parecer una tontería, pero con el tiempo eso de sincerarnos con los demás y decir lo que nos gustaría hacer se hace un poco complicado ¿Porqué? Pues todavía no he pasado por eso, pero supongo que los motivos son varios: miedo a que otros se encaprichen con la especialidad que queremos y nos “la roben”, miedo a no poder alcanzar la meta que queremos y “quedar en ridículo” por haberlo contado, miedo a ser juzgados por lo que nos gusta, incluso creencias supersticiosas de “gafarlo”en definitiva, miedo. Y no me extraña, después de meses y meses estudiando y jugarte tu futuro en un examen, toda precaución es poca, supongo. Como digo, aún soy una novata en esto, y no puedo opinar desde mi experiencia, quizás solo sea una leyenda urbana.. tendré los próximos meses para comprobarlo. 

Como de momento me encuentro “fuera de tiro” de este síndrome, me gustaría dedicar esta entrada a analizar las especialidades que, a día de hoy, me atraen más, o las que por contra, tengo mas o menos claro que no haría. Como dije en la pasada entrada “Reflexiones sobre la elección de especialidad Vol 1 me parece interesante hablar de este tema justo antes de empezar el rotatorio de sexto, y posteriormente al acabar el curso, volver atrás y ver como ha cambiado mi pensamiento (si es que cambia) con las prácticas de este año. He de reconocer que mi facultad tiene mal enfocadas las prácticas desde primero a quinto, y en algunas no he aprendido mucho o no me han dejado aprovecharlas al máximo, lo que seguramente condiciones mis preferencias. Por todo ello, espero que durante sexto cambie la historia y los responsables de ello se lo tomen mucho más en serio, pues al fin y al cabo, en apenas unos meses seremos médicos

Una vez dicho esto, comenzamos 🙂

Yo, como muchos otros supongo, entré a la carrera con el pensamiento de ser cirujana. En concreto, neurocirujana (¿No había algo más difícil y específico verdad? jaja). Por aquel entonces pensaba -desde el desconocimiento- que la máxima de un médico era llegar a ser cirujano y operar día a día. Obviamente ni sospechaba lo equivocada que estaba. Desde pequeña me encantó el cuerpo humano en sí, tenía muchísima curiosidad por como funcionaba el organismo y leía sobre ello en mis ratos libres. Por navidades  o cumpleaños siempre me caía algún libro adaptado, enciclopedia o juego, relacionado con el cuerpo humano. Cuando tuve unos años más, me enganché a documentales de medicina, los cuales los veía una y otra vez. Sin duda quería ser médico, y claro… ¡Cirugía sonaba tan bien! Me parecía super apasionante ver fragmentos de operaciones que por entonces había en youtube (si eran de cerebro mejor jaja) y me decía a mi misma que ese sería mi futuro. 

Pues bien, tras 5 años de carrera y a las puertas del sexto, tengo bastante claro que mi día a día en el futuro no será de color verde. Sí, ahora cambio el pijama por la bata. ¿Porqué? Pues digamos que todo lo que anteriormente me parecía apasionante, hoy en día me resulta -generalmente- tedioso. Me he dado cuenta que operar no es algo con lo que me sienta realizada, y el quirófano se me hace muuuuy aburrido. Sin embargo, hacer una historia clínica, buscar signos y síntomas, explorar, pensar en el diagnóstico diferencial e intentar abordar el mejor tratamiento… eso, sí es para mi verdaderamente interesante (para mi). Ese ejercicio mental típico de las especialidades médicas es lo que a mi me revuelve el corazoncito. Con esto no quiero decir que las especialidades quirúrgicas se limiten solo a operar, y no tengan en cuenta la parte médica -tampoco es eso- pero creo que sabéis a lo que me refiero. La clínica pura es lo que he disfrutado más estos años de carrera, tanto la teoría como la práctica. Aun así, ojo con las médico-quirúrgicas, que no las descarto del todo. 

En función a lo ya comentado, creo que podría clasificar las especialidades en 3 grupos

Lo siento, pero no:

Aquí englobaría las que tengo prácticamente descartadas. Nunca hay que decir nunca claro está, y esto puede cambiar mucho, pero de momento serían: 

  • DERMATOLOGÍA: no me disgustó estudiarla y en el fondo hasta me parece bonita, sobre todo la parte de las enfermedades sistémicas, pero no me veo dedicando mi día a día a la exclusivamente a la piel, lo siento.
  • OFTALMOLOGÍA: no, no, y mil veces no. No me gustó nada la teoría, de hecho, es la asignatura de la que menos me acuerdo con diferencia (tendré que ponerme al día para el rotatorio si no quiero irme con la cara colorada) y las prácticas fueron horribles, no, lo siguiente. Todo el día en una consulta específica de glaucoma, otro día en otra de cataratas  y así. Creo que es el descarte que más claro tengo. 
  • MEDICINA PREVENTIVA: me parece interesante si os soy sincera, pero no para dedicar mi día a día a ello. 
  • PSIQUIATRÍA: como hobby y para aprender más, la estudiaría de nuevo, porque me llama bastante la atención desde siempre. Pero como trabajo, tampoco es para mi. Creo que el hecho de que la entrevista clínica sea casi la única herramienta del médico y que sea un poco “desconocida” aun, me echa para atrás. 
  • ALERGOLOGÍA: las alergias simplemente no son lo mío (y mira que lo intento jajaja). 
  • MEDICINA LEGAL Y FORENSE: es una pena que esté en este grupo, porque me encanta. Fue para mi una sorpresa que me gustara tanto estudiarla, y de hecho, el trabajo que realizan los forenses me parece apasionante, pero tiene varias pegas: la forma de acceso y el hecho de que tengas que pagar tu misma tu formación (al contrario que las demás), y obviamente, que sea una especialidad que se aleje tanto de la labor de un médico tipo, que es lo que siempre he querido. 
  • REHABILITACIÓN: odio el aparato locomotor en cualquiera de sus variantes. 
  • TODAS LAS QUIRÚRGICAS: por las razones anteriormente expuestas. Es cierto que me sigue pareciendo interesante la neurocirugía, pero mas bien en el sentido teórico, no tanto en el práctico. Las de cirugía cardíaca fueron las únicas prácticas quirúrgicas de las que he salido encantada, pero también es verdad que pude involucrarme bastante, por lo que eso puede ser un sesgo. También es cierto que me gustó como para estar un tiempo, pero ¿Toda la vida? no me parece a mi. Y eso que tan bien vi mucha planta y UCI. De momento ahí lo aparco. 
  • TODAS LAS DE LABORATORIO: ver pacientes es innegociable para mi, así que, tampoco me ha costado mucho trabajo descartarlas. La única que haría en un caso hipotético sería AP, que es sin duda una de mis asignaturas favoritas de la carrera. De hecho, siempre he dicho y diré, que el patólogo es uno de los médicos que más sabe  y ENTIENDE de medicina. Pues, es la patología en si misma, y eso es lo que me enamoró de esta especialidad. 

En stand-by ¿Quizás?:

Aquí se podrían incluir las especialidades que por un lado me gustan en parte, pero que no terminan de convencerme del todo: 

  • ANESTESIA: he rotado por esta especialidad, y me gusta la labor que hacen en el seguimiento del paciente en el despertar, también la parte de reanimación, el intervencionismo etc. Pero el hecho de que tenga también mucho quirófano (aunque desde otra perspectiva) es negativo para mi. 
  • DIGESTIVO: está aquí porque a pesar de ser médica pura, la patología digestiva es de mis menos favoritas… quitando las enfermedades autoinmunes y la oncología (que si me encantan) se dedica a tratar otras patologías que no me hacen mucho chiste.
  • ENDOCRINOLOGÍA: preciosa la teoría, con enfermedades sistémicas y patologías raras muy de internista, pero creo que el día a día de la especialidad es bien diferente. No he rotado por ella, por lo que no puedo hablar con mucha autoridad, y supongo que dependerá de cada sitio, por lo que la dejo aparcada también. Eso si, la parte de nutrición nunca me ha gustado. 
  • MEDICINA DE FAMILIA: Sin duda una de las mejores prácticas que tuve fue en el centro de salud, y de las que más partido pude sacar. Es bonita y humana, es completa y general, peeeero, reconozco que prefiero la medicina hospitalaria en todos los aspectos. Aun así, creo que podría ser perfectamente feliz siendo médico de familia. 
  • NEUMOLOGÍA: Me pasa como con digestivo, que a pesar de ser médica pura, es la que menos me gustó de todas las médicas. La fisiopatología respiratoria es algo que siempre se me ha hecho cuesta arriba, y cuando por fin logro entenderlo, se me vuelve a olvidar 😦 De esta especialidad me gusta especialmente el cáncer de pulmón (sí, todo lo oncológico me gusta jaja) y la patología del intersticio, las vasculitis que afectan al pulmón y esas cosas que vienen siendo lo infrecuente de la especialidad jaja. 
  • NEUROLOGÍA: compleja, dura, difícil… Me encantó la neuroanatomía, me encantó la neurología, pero la práctica.. ¡Ay! La veo demasiado crónica, demasiado lenta y poco resolutiva a largo plazo, para mi gusto. 
  • REUMATOLOGÍA: también la veo bastante compleja. Me pasa como en otras, tiene patologías que me gustan y otras que no me gustan nada. Mucho autoinmune, lo que para mi es positivo, pero no se, no me convence del todo. No he rotado por ella tampoco, así que, poco más puedo decir. 
  • OTORRINO: me parece una especialidad muy amplia, completa y bastante variada. Digamos que tiene de todo y además es médico-quirúrgica. Las prácticas me gustaron mucho, sobre todo la guardia de urgencias, y aprendí bastantes cositas. El hecho de que en un día viera 20 cosas diferentes para mi fue un aliciente, no me aburría ni queriendo, pero tampoco es que me chifle realmente. 
  • GINE Y OBSTETRICIA: estaba dudando de si ponerla en este grupo o en el siguiente, por eso la dejo para el final. La obstetricia ME ENCANTA, y sobre todo el tema de diagnóstico prenatal y patología fetal. Por otra parte, la ginecología no me gusta demasiado, y menos la parte no oncológica. En ese sentido estoy dividida, por ello la englobo en este apartado.

Mis preferencias

  • CARDIOLOGIA: creo que es la médica que más me gustó estudiar. No es fácil pero es muy de entender, muy lógica. La patología que trata me gusta prácticamente toda y la veo resolutiva y con intervencionismo creciente. Está entre mis favoritas sin duda. 
  • HEMATOLOGÍA: la teoría me encantó. Muy difícil de entender, pero una vez que le pillas el truco a las leucemias y linfomas todo va rodado jaja. No he rotado por la especialidad, y quizás la parte de laboratorio me eche un poco para atrás, pero el resto me gusta mucho. La oncología de esta especialidad es de mis favoritas sin duda. 
  • MEDICINA INTENSIVA: general, “de agudos”, resolutiva e intervencionista. Creo que tiene todas las características que me gustan de una especialidad, pero como no he tenido la suerte de rotar por UCI (salvo ir de paseo varias veces la UCI coronaria) no puedo saberlo 100%. Se que me gusta la adrenalina, el tener que saber de todo, la patología grave etc ¿Pero será demasiado para mi?.
  • MEDICINA INTERNA: es la especialidad que ha estado en mi mente todo el rato desde que empecé las asignaturas clínicas. Para mi, el médico con mayúsculas. Creo que si tuviera que elegir mañana la especialidad probablemente elegiría interna, pero es cierto que este último año he estado desilusionandome un poco de ella. Por un lado, tiene todo lo que me gusta: general, ve de todo, ve autoinmunes, ve sistémicas, ve infecciosas, el diagnóstico es prácticamente suyo… Por otro lado: que en muchos hospitales se convierta a interna en una geriatría (una cosa es tratar a personas mayores porque vale, la población está envejecida y es lo normal, y otra cosa es cambiar el enfoque de la especialidad), la enorme carga asistencial de los especialistas, lo que conlleva que muchos experimenten el “burnout”, y las salidas laborales… en la privada nula según dicen y en la pública unos dicen que cada vez peor y otros dicen que irá a mejor, no se aclaran. He rotado mucho por interna, y me he sentido en mi salsa, pero el hecho de que la gente te lo cuente todo muy negro y que tenga esos inconvenientes me hace echarme para atrás. Si no, sería mi top 1. 
  • NEFROLOGÍA: otra médica que me encantó la teoría, y aunque no he estado rotando por el servicio de nefro, si he hecho varias visitas (derivadas de interna). Además de eso, compañeros míos me han hablado muy bien de la especialidad, definiendola  como una “mini-interna”
  • ONCOLOGÍA MÉDICA: Mi otro “amor”. Como os habréis ido dando cuenta leyendo este post, todo lo oncológico me encanta (entiéndase, como para dedicarme a ello).  Todo lo que tenga que ver con el cáncer me interesa siempre. La rotación no estuvo del todo mal (aunque solo estuve unos pocos días), en la planta bien pero la consulta sinceramente me pareció “monótona” ya que se resumía en: mirar analítica y en función de su estado o mandar al paciente a la sesión de quimio o mandarlo a su casa. Me gustaría informarme bien acerca del día a día de esta especialidad, para ver si seguir con la idea en la cabeza o no. También el hecho de que al final me tenga que subpespecializar en un solo tipo de cáncer no es lo que más ilusión me haga, la verdad.
  • PEDIATRÍA: Otra buena opción para mi. General, amplia, que además es tanto hospitalaria como ambulatoria, con buenas salidas laborales también. Todo me gusta, salvo el hecho de que tenga que decirle adiós a toda la patología del adulto (aunque el niño también tiene cosas exclusivas muy interesantes). A pesar de eso, está dentro de mis favoritas también. 

Y eso es todo (que no es poco jaja). He intentado ser sincera y reflejar exactamente lo que pienso de cada especialidad. Es un análisis personal, por lo que no tiene porqué coincidir para nada con la visión que tengáis los demás. Me encantaría saber vuestras opiniones acerca del tema y si os apetece, hablar sobre vuestras preferencias. Yo aún no lo tengo nada claro como podéis ver ¿Y vosotros? 

Un saludo,  y muchas gracias por leerme 🙂

Idiopática

Anuncios

17 comentarios en “Reflexiones sobre la elección de especialidad Vol II

  1. Yo sinceramente, cuando entre en la carrera no queria ser cirujano, yo solo queria ser un buen medico y aprender el mundo de la medicina, pero viendo lo absurdamente amplio que es, y que nos forman como medicos generales para que luego cada uno se especialice en algo y se olvide del resto, demasiado tiempo para que luego te obliguen a hacer el Mir y se te vaya olvidando lo que aprendiste.

    Descubri que lo mio eran las quirurgicas y que para nada las medicas me atraian, solo teoricamente, pero pienso que absorben una cantidad enorme de tiempo y no vale la pena, aparte que todo el rato haciendo historias clinicas, buscando sintomas y jugando con el fonendo, no me gustaba, y aparte cuando he pasado por hemato solo veiamos analiticas, frotis y extraccionex de medula osea, es que pa eso no estudio 6 años.

    Pienso que cada uno tiene un punto de vista, para mi la anatomia es fundamental para ayudar al paciente, mas que empollarte un Farreras y encerrarte con tal de decir que eres buen profesional, yo lo veo muy absorbente. Sin embargo medicina de familia me parece maravillosa y muy completa, pero creo que al elegir debe haber un equilibrio y obviamente si eres cirujano te van a pedir experiencia, no que sepas lo que le piden a un internista y que luego abusen de ti. Tiene que tener trabajo, que se trabaje bien y que te guste.

    Me gusta

  2. Creo haber pasado por aquí, tengo como un flashback de haber entrado a leer alguna entrada ¿viste algún lecto de Costa Rica en las últimas semanas? Seguro era yo xD

    En fin, vengo a comentar por aquí también.

    Aveces es tan raro pensar en especialidades cuando no sabes que va a pasar con el examen, la gente lo piensa día a día porque creo que nadie esta estudiando tantas horas al día sin haber pensado aunque sea una vez al día cuál va a ser la recompensa por todo ese trabajo. Yo no lo he pensado porque siempre he tenido claro lo que he querido hacer desde el segundo año de carrera que roté por ella así que si no la puedo elegir pues haré el examen el otro año.

    Yo soy de esas personas que te van a decir “elige con el corazón” porque va a ver muchas personas que te van a querer machacar tú sueño “en eso no hay trabajo# “eso es muy feo” ” en eso no se cura a nadie” “todo el mundo se muere” ¿y qué? ¿acaso no se ocupan médicos para todo? ¿acaso todos debemos ser cirujanos?

    He conocido muchas personas que eligen por numeritis esas especialidad famosas y terminan renunciando y haciendo el examen el siguiente año yyo me pregunto ¿con qué necesidad? Con qué necesidad volver a hacer el examen pudiendo haber escogido lo que tú corazón decía desde un principio.

    También hay que tener cuidado a quién se pregunta sobre la especialidad, porque no es lo mismo preguntar por ejemplo a los resis de medi interna del Vall D Hebron que a los de un hospital por allá metido en lo más recóndito de España. Lo digo porque suele ser más frecuente que los número no tan buenos hayan elegido interna porque no les haya quedado de otra y evidentemente no se sienten contentos con lo que están haciendo, cuando ellos en verdad tal vez quería hacer Neuro o que se yo xD

    Pero bueno te deseo suerte en tú preparación y aprovecha cada día de estudio, porque ya luego en etapas como las que estoy yo ahora a unos meses del examen quieres volver a atrás a estudiar lo que te ha faltado xD

    ¡Saludos!

    Me gusta

    • Si jeje ahora que lo dices si me salen algunas visitas desde Costa Rica 😉

      Creo que eres una afortunada por eso de tenerlo tan claro en cuanto a la especialidad. Uno de mis mayores miedos a día de hoy es precisamente eso, no saber elegir lo mejor para mi (dependiendo también de lo que me permita el resultado, claro está) y miedo a “cagarla” con la elección y arrepentirme posteriormente. Yo siempre he tenido claro que elegiría lo que a mi me gustase más (y tenía todas las papeletas que era la Medicina Interna) pero las experiencias en las prácticas me han hecho cambiar un poco el chic… y ahora, pues realmente no se que es lo que quiero.

      La cuestión es la siguiente… ¿Elegir lo que más te gusta con peores condiciones a largo plazo, o elegir otra cosa que también te gusta mucho y con condiciones mucho mejores? Todo esto contando con que lo tuviera claro (ojalá jajaja). Pero bueno, supongo que aún es demasiado pronto para sentenciar una respuesta (o eso quiero pensar jeje). Lo que si tengo claro es que no voy a coger algo solo por su calidad de vida o su “prestigio”, porque precisamente las que tienen esa fama no me agradan demasiado jaja.

      Muchas gracias por tus consejos, sin duda recordaré tus palabras cuando vaya entrando en materia de decisión.

      Mucho ánimo con el final de la primera vuelta, seguiré tu experiencia en tu blog 😉 Saludos!!!

      Me gusta

  3. Hola!
    Aquí estoy de nuevo.
    Me ha encantado la entrada, la ha escrito con mucho humor y he pasado un buen rato leyéndote. Sí que es cierto que tu forma de escribir se parece a la de Marrow.
    Me encanta tu idea de escribir esta entrada tan honesta al principio. Yo ando un poco harta de que todo el mundo no haga más que preguntar cuando ni yo misma sé que quiero hacer…. así que quizás cuando llegue el momento escribiré una entrada parecida con mis preferencias y remitiré ahí a todo el mundo ( qué mala soy…).
    Decidas lo que decidas, seguro que escoges lo que te gusta y lo que te pide ese corazoncito tuyo.
    Un beso y ánimo!

    Me gusta

    • Me alegro de que sea así, me encanta escribir algunas cosas con cierto tono de humor a modo de “monólogo” para que sea más fácil de leer y quitarle hierro al asunto. Creo que era una buena idea escribir sobre lo que pienso ahora y ver como cambia eso a lo largo del curso, de forma totalmente sincera y transparente, que es algo que verdaderamente no me cuesta 🙂 Es una buena idea lo que dices de remitir a todo el mundo que pregunte jaja, desde luego ahorra tiempo y explicaciones.
      Muchas gracias por tus palabras! Un beso!

      Me gusta

  4. Hola! He descubierto este blog a través del de gangas. Yo antes de empezar el rotatorio estaba un poco como tú (aunque mis preferencias eran bastante diferentes), pero luego a medida que fui conociendo más profundamente ciertas especialidades iba descartando o incluyendo nuevas opciones. Con esto quiero decir que lo más probable es que tengas las cosas más claras al acabar (¡o menos claras!). De todas formas, para mí sexto curso fue el mejor curso de toda la carrera con diferencia, así que disfrutadlo mucho y trabajad todo lo que podáis/os dejen. Anda que no echo yo de menos las prácticas en el hospital y los pacientes cuando ya llevo meses con los manuales del MIR a cuestas… Pero bueno, vosotros disfrutad que ahora es lo que os toca 🙂

    Felicidades por el blog 🙂

    Me gusta

    • Buenas! En primer lugar gracias por escribirme y bienvenida 🙂 Te doy la razón en que seguramente sexto cambie algo mis preferencias, porque aunque he tenido prácticas mas o menos de todo, no es lo mismo que el rotatorio en sí (donde debería-o se supone- enseñarnos mucho mejor todos los servicios y el día a día de cada especialidad). Lo malo realmente es que en mi facultad durante sexto no se rota por todas las especialidades, y hay algunas como: hemato o UCI por las que no voy a pasar nunca, lo que me da mucho coraje.

      Es cierto que todo el mundo dice que sexto es el mejor curso de la carrera, donde la mayoría de la gente suele aprender más y disfrutar a la vez, por lo que de momento lo afronto con ganas y optimismo. Te comprendo perfectamente, yo también creo que a esas alturas cambiaría ya los libros por pacientes jajaja.

      De nuevo muchas gracias, saber que hay gente detrás de la pantalla es lo que me motiva para llevar adelante este blog.

      P.D. No conocía tu blog, lo estoy bicheando un poco, sin duda seguiré tu “Maratón MIR” de cerca 😉 Saludos!!

      Me gusta

  5. mmmm a ver… por dónde empiezo…
    Esta entrada la podría haber escrito yo… PALABRA POR PALABRA!!!
    A excepción de algunas cosillas tipo que la alergología yo la habría puesto en stand by quizás… y que la cardio aunque me gustaba estudiarla nunca fue de mis médicas preferidas. Al final me aburría tanta válvula… jajaja :p pero el resto IGUALITO… en serio…
    Incluyendo lo de AP… incluyendo lo que pones de preventiva (a día de hoy… pienso que si en algún momento hiciera una segunda especialidad “por placer”… preventiva es la típica que haría por darme el gusto… jajaja ) En serio… todito. Incluyendo que digestivo es médica pero nunca me hizo “tillín”…
    Evidentemente ahora no es momento de decidirse y puede que cambies algunas cosas… pero es muy probable que tu elección acabe siendo de entre las que más te gustan ahora.

    Sé que no me has dado vela en este entierro… pero me ha emocionado tanto leerte que me gustaría hablar… jaja

    A mí siempre me atrajo el cáncer. En serio… me pasaba lo mismo que a ti… Incluso en la gine, me encanta la obstetricia, pero de la gine lo que me gustaba siempre era todo lo relacionado con la oncología.
    Mi segunda opción en el MIR era onco médica. Probablemente a día de hoy mi segunda opción sería interna ( no porque me guste menos la onco… sino porque me gusta más la interna… jajaja)
    ¿Por qué hemato? Pues porque fue mi primer amor… Roté en 5º y salía entusiasmada. Así… de sopetón… Ahora te daría mil razones lógicas por las que volvería sin duda a elegir hematología como primera opción. Pero la irracionalidad del amor sigue siendo el mayor motivo… jajaja La onco hematológica me sigue fascinando cada día… y el resto de la hematología que no es lo más “oncológico” me está cautivando hasta fascinarme .
    Pero en el amor… no hay lugar para la razón… jajaja
    Si dentro de año y medio (no te queda mucho más!!!! mozaa!!! =) tienes alguna duda con la hematología… entonces olvidaré que es mi gran amor y te diré los pros y los contras desde la visión de una R4 para entonces.

    En lo demás…
    Mi lista después del MIR era algo así como:
    1- Hematología
    2- Onco Médica
    3- Medicina Intensiva
    4-5 Medicina Interna/Medicina de Familia

    Hoy día… la lista la cambiaría y sería
    1- Hematología
    2- Hemato… Medicina interna… jajaja ( la hemato lo bueno que tiene es que es súper interna, pero la interna me encantó)
    3- Onco Médica

    Y después… creo que pondría especialidades como nefrología (que nunca me la había planteado hasta que roté por ella y me encantó… ya en la residencia) ¿Qué ha pasado con medicina intensiva? Pues lo mismo que con nefro pero al revés… que roté por ella y pufffffffffff qué equivocada estaba. No me gustó nada… No iba para nada con mi personalidad, la verdad. Familia creo que tampoco va con mi personalidad (me atraía por el tema de urgencias, pero la realidad es que odio las guardias de puertas… jajaja así que no sé en qué momento se me pasó por la cabeza que eso podría gustarme) Y ya está…

    Con la pedia me pasaba lo mismo que piensas tú… Es bastante amplia y está guay… pero me daba un no sé qué separarme de la medicina del adulto (y a día de hoy sigo pensando lo mismo)

    En fin… que nada… que me ha encantado leerte porque era como leerme a mí misma… jaja =)

    Un abrazo y perdona por el tostón

    Me gusta

    • Me alegra mucho leerte por aquí 🙂 justo ayer te acababa de mencionar en mi última entrada jaja

      Como lectora asidua de tu blog recuerdo haber leído también tus preferencias, y como bien dices es cierto que en ese sentido tenemos gustos muy similares!. Seguramente este año durante el rotatorio cambie algo mi lista inicial, pero como has dicho tu, creo que lo más seguro es que lo que acabe haciendo sea una de las especialidades que más me atraen actualmente. El problema principal está en elegir cual es mejor para mi dentro de esas xD eso va a ser un comedero de cabeza curioso. Y claro está, a parte que me de la nota.

      Tanto con onco médica y hemato tengo un dilema: me encanta las patologías que llevan, el tipo de enfermo que ve, me parecen preciosas…. peeeero, es que apenas las conozco realmente en el día a día. Pude rotar apenas unos días por oncología, los cuales no pude aprovechar bien porque la doctora con la que estuve apenas me explicó nada, y se limitó a hacer su día a día y poco más. La consulta me pareció monótona, pero ya te digo que no tuve buenas condiciones como para opinar. Y en hemato… es que ni he pisado la planta, ni laboratorio, ni nada… Solo la teoría. Entonces, si, me encantan, pero este año en sexto el rotatorio no las incluye (grave error en mi opinión) por lo que si finalmente me decantara por una de esas sería ir un poco “a ciegas”. Y claro me da mucho miedo que luego la realidad del día a día no me guste. Sin duda alguna dentro de un año iré en busca de tu valiosa experiencia con hematologia, me hará mucha falta jaja. Y te estaría muy agradecida.

      Con intensivos me pasa lo mismo (aunque las otras estarían por delante actualmente) que no he rotado por UCI y solo se lo que hacen por terceros. ¿Que es lo que hizo que al rotar por allí pensaras que habías estado equivocada? ¿Algo importante que tenga que tener en cuenta sobre esa especialidad y que pueda pasar desapercibido? Gracias de antemano jeje.
      Interna digamos que clásicamente siempre ha sido mi primera opción pero tiene puntos negativos que ahora mismo me crean mucha inseguridad. Y es una pena, porque si no la cogería de cabeza. Por eso valoro mucho ahora otras médicas y creo que mi lista sería muy parecida a la tuya: (interna), Hemato, Onco, pediatría y cardio. Pero claro, no sabría darle ningún orden jajajaja. Es pronto, aun tengo tiempo (aunque realmente cuando me de cuenta… meses jajaja).

      Muchas gracias por visitarme y tomarte las molestias de escribirme, por mi, pon todos los “tostones” que quieras jejeje 🙂 Besoss!!!

      Me gusta

      • Tienes tiempo. No es momento de agobiarse.
        Pero si hay especialidades que te atraen por las que no puedes rotar… yo te invitaría a que te pasaras en momentos libres (o bien una vez hecho el MIR, si tienes dudas siempre está bien pasarse por los servicios por los que dudas, incluso cuando ya has rotado)

        En cuanto a lo de intensiva… a ver… no me gustó el trato con el paciente. Evidentemente que es un tipo de paciente que no da mucho juego porque no se suele comunicar demasiado. Pero no me gustó la “filosofía” de tratar al paciente. Pese a que algunos están mucho tiempo ahí, no se les conoce por nombre, se ejerce una medicina que no me gusta. En la que no siempre se piensa demasiado. Y… me consta que no es cosa de la UCI.
        Tiene momentos de estrés y momentos de “no hacer nada”.

        No sé… no me gustó principalmente eso… Es complicado de entender, pero he coincidido con mucha gente que no nos ha gustado… jaja

        Me gusta

      • Es lo que había pensando, el pasar voluntariamente por esos servicios si no me ponen ningún problema. A ver como va el rotatorio y en función del tiempo que tenga y tal a ver cuando puedo.
        Creo que entiendo un poco lo que quieres decir de intensiva. Si es de esa manera desde luego que no creo que case mucho conmigo. De todas maneras aunque está entre mis posibles, tampoco es de las primeras (de momento jeje).

        Pues muchas gracias por tus consejos Irene, como siempre me sirven mucho!

        Me gusta

  6. Pingback: Reflexiones sobre la elección de especialidad Vol I

  7. Hola!
    Veo que tienes las ideas muy claras, y piensas todo lo contrario a mi. Colocaría la mayoría de tus preferidas en las que yo nunca haría y viceversa, es curioso cómo pueden cambiar las cosas desde la perspectiva de dos personas distintas. Yo he disfrutado mucho más en mis prácticas quirúrgicas mientras que las de interna y otras especialidades médicas se me hacían más monótonas. Espero que todos consigamos nuestros objetivos. Yo por la forma en la que hablas, y sin conocerte de nada te veo muy internista, pero es solo una percepción.
    Un beso!

    Me gusta

    • Hola!
      Veo que tienes las ideas muy claras, y piensas todo lo contrario a mi. Colocaría la mayoría de tus preferidas en las que yo nunca haría y viceversa, es curioso cómo pueden cambiar las cosas desde la perspectiva de dos personas distintas. Yo he disfrutado mucho más en mis prácticas quirúrgicas mientras que las de interna y otras especialidades médicas se me hacían más monótonas. Espero que todos consigamos nuestros objetivos. Yo por la forma en la que hablas, y sin conocerte de nada te veo muy internista, pero es solo una percepción.
      Un beso!

      Me gusta

      • Bueno claras claras no te creas, ojalá, cada día que pasa tengo más claro lo que me gusta pero no sabría cual elegir realmente de entre todas las opciones.

        Claro, para una amante de la cirugía como tu, su lista sería totalmente al revés que la mía jajaja y las razones que yo doy como inconvenientes seguramente para ti serán los pros de la especialidad. Para mi las prácticas de cirugía estaban bien, pero cuando llevaba ya 1 semana me cansaba mucho, imagínate una vida entera. Sin embargo, una médico-quirúrgica como gine no la descarto.

        Yo creo que al final, seremos feliz con lo que elijamos, si no es la primera, pues al menos la segunda o tercera opción, pero dentro de lo que más nos guste seguro (al menos mi optimismo es lo que me dice). Yo también me veo alma de internista, pero claro… la interna de hace 30 años no es la interna de ahora, ya que pienso que está un poco desvirtuada, pero bueno… todo se andará jaja 🙂 Besitos!!

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s