Reflexiones sobre la elección de especialidad Vol I

Buenas tardes a todos, hoy escribo acerca de un tema que seguramente os resulte muy muy familiar, ¿A quien no le han preguntado unas 40983635697 millones de veces sobre que especialidad quiere hacer? -Niño, ¿A que tu vas a ser cardiólogo?-Abuela, todavía estoy en primero y no se ni que es un ECG. // ¿Que es lo que te gustaba a ti? -Medicina interna -Ah cierto… ¿Y esos que hacen?

medicos.jpgTodos quieren saber tu futuro incluso antes de que llegues a plantearlo. De hecho, familiares y amigos se afanan en darte consejo sobre que hacer y que no hacer, como si tuvieran un máster en orientación laboral. A la mayoría no les importa lo que tu sueñes hacer si no lo consideran “cool” y todo lo que no sea de neurocirujano para arriba será considerado fracaso. ¿Pero ese opera o no opera?.  Exageraciones a parte, al final todos nos apoyan aunque no sepan bien de que trate la especialidad o no sea considerada de prestigio. Al final siempre les quedará su “Pues mi hijo es médico” jajaja.

Pero lo más difícil no es contentar a los demás, JÁ… ojalá lo fuera. Lo más difícil es contentarse a uno mismo. Y eso, amigos míos, todo sabemos que puede llegar a ser problemático. ¿Porqué?  a continuación analizamos las siguientes causas:

Diagnóstico diferencial 

  1. IDEAS PRECONCEBIDAS. No son pocos los que entran a la carrera con la decisión ya configurada de hacer determinada especialidad –Sí, aún no sabemos que hace cada especialista y ya queremos etiquetarnos como uno de ellos, somos muy ansias-. Pero, lo que suele pasar en estos casos es que llegado el día soñado en que das tu especialidad favorita te das cuenta de que en realidad, la odias (se nos rompió el amor, de tanto usarlo). Pero eso no te detiene, insistes en mantener tus convicciones, porque ser neurólogo suena muy bien y ya le acabarás cogiendo el truco a los fascículos espinales.                             
  2. NECESIDAD DE APROBACIÓN. Esto tiene mucho que ver con lo expuesto en la introducción: cuando ponemos las expectativas de los demás antes que las nuestras propias. Resultado: frustración a largo plazo con uno mismo. La necesidad de admiración es un fuerte factor distractivo en nuestra mente confundida, donde resuenan continuamente: cardio, anestesia, neurocirugía, pediatría etc.
  3. ME GUSTA TODO. Clásico problema de no saber escoger. Queremos hacer de todo y no dejar nada atrás. Pensamiento casi patognomónico del internista y atención primaria. 
  4. NO ME GUSTA NADA. Hay gente -dentro de las que me incluyo- que cada año va descartando más y más especialidades hasta que llega un punto en que solo le quedan unas pocas posibles en la baraja. Ninguna cumple nuestras expectativas al 100% y andamos siempre saltando del plan A al plan B y luego vuelta al A y luego al C. Somos los más difíciles de contentar. 
  5. NUMERITIS. Esto ya forma parte de la jerga mírica. Mítico espécimen X que ha tenido claro desde siempre que quiere hacer Nefrología pero ahora va y saca un número 12 en el MIR y siente obligación de coger “algo mejor” porque no puede “desperdiciar esa notaza”. Hemos pasado anteriormente la misma situación pero en versión selectividad. 
  6. ANTINUMERITIS. El colmo de los colmos. Espécimen Y que le encanta la dermatología pero ni se la plantea lo más mínimo porque “no está a su alcance” y luego para su sorpresa le queda alguna plaza y se hace un cacao mental a última hora entre su anterior plan y las nuevas posibilidades. No creer en uno mismo nos lleva muchas veces a no esforzarnos lo suficiente, con lo cual perdemos la carrera antes de haberla empezado. 
  7. ASIGNATURAS QUE AMAMOS VS REALIDAD. Creo que esto es muy frecuente. A veces estudiar una asignatura nos encanta y decimos esto es lo mio, pero a la hora de la verdad el día a día de la especialidad no nos termina de convencer. Una cosa es estudiar un contenido y otra trabajar dentro de un servicio que tiene determinadas funciones que quizás no nos motiven. A mi me ha pasado eso por ejemplo con oncología, aunque quiero darle una segunda oportunidad durante el rotatorio.
  8. ASIGNATURAS MAL DADAS/ESTUDIADAS. De todos es sabido que cuando estudiamos una materia bien y la dominamos al final nos gusta sí o sí. Por lo tanto, asignaturas con buenos profesores y/o que le hemos dedicado mucho tiempo, tienen mayor probabilidades de acabar siendo una posible especialidad. Por el contrario, la mala influencia de una asignatura mal impartida es muy notable, haciendo que no nos pueda interesar lo más mínimo la especialidad. Lo mismo pasa con las prácticas: si un profesional te trata bien, te acabará gustando mas o menos lo que está haciendo. Si te trata mal, esa mala experiencia tendrá una importante influencia a la hora de elegir.

Y hasta aquí el VOL 1 de “Reflexiones sobre la elección de especialidad”. Más adelante, retomaré este tema de modo más personal, comentando mi propio cacao mental -que no es poco- y mis posibles expectativas. Actualización: enlace al volumen II. Me gustaría hacer esa entrada justo antes de empezar el rotatorio y posteriormente al final de 6º comentar si ha cambiado mi opinión o se mantiene, podría ser curioso ver como influyen las últimas prácticas en nuestra decisión final (que no elección, ya que la última palabra la tiene el MIR). Espero que al menos os podáis haber echado unas risas y os hayáis identificado con alguna situación de las mencionadas. Seguramente queden por comentar algunas más, si se te ocurre alguna puedes dejarlo en los comentarios.

Muchas gracias por la visita y hasta la próxima 🙂

Idiopática

Anuncios

12 comentarios en “Reflexiones sobre la elección de especialidad Vol I

  1. Pingback: Reflexiones sobre la elección de especialidad Vol II

  2. jajajaj Muy bueno!!
    Complicada la elección de especialidad…
    La numeritis existe…
    Y las dudas antes de la elección existen… Yo no tenía todas conmigo. Pero al final me decanté por “mi primer amor” que fue la primera vez que salí de unas prácticas pensando que quería saber más de aquello. Salí entusiasmada. Y eso que a mí me gustaba casi todo (a excepción de las quirúrgicas puras, porque yo era de las que se aburría soberanamente en un quirófano…)
    Y al final… la residencia no es exactamente como esperas… Porque las prácticas no se corresponden exactamente a la realidad… pero la conclusión que tengo es que podría estar feliz en muchas especialidades, porque me gusta mucho la medicina.
    Eso sí… si volviera a elegir ahora… volvería a elegir hematología.

    Me gusta

    • Siempre he escuchado que lo más difícil del mir no es el examen en si, si no aclararse con uno mismo para elegir especialidad… XD y en ese sentido voy mal porque soy muy indecisa y tiendo a sopesar demasiado pros y contras. Yo también tengo un “primer amor” como bien dices, peeeero cada vez me echa más para atrás por sus contras, y como también me gustan otras especialidades con bastantes pros pues ese es el dilema jaja. Yo soy de clínicas también… entré en la carrera con la cirugía rondando mi cabeza (como muchos supongo) pero al igual que tu he descubierto que me aburro en quirófano, y sin embargo si me sueltan por una planta de Medicina interna soy la más feliz del mundo. Todavía no quiero descartar nada al 100% porque queda el rotatorio pero todo pinta a que mi día a día será de bata blanca. Que alegría que escogieras lo que te gustaba y ahora estés encantada con tu elección, sin duda es lo que deseo para mi, no arrepentirme, aunque como dices creo que podría ser feliz en bastantes especialidades.

      Me gusta

  3. Espero la segunda entrada con muchas ganas. Yo también empiezo sexto ahora y me he apuntado a mir Asturias. Tengo ganas de empezar aunque me da miedo no ser capaz de aguantar el ritmo. Ya tenemos el calendario en la página no sé si lo has visto. 😊

    Le gusta a 1 persona

    • Buenas! Ante todo muchas gracias, la segunda parte la publicaré en las próximas semanas, después de hablar de otros temas para variar un poquito :). Te entiendo perfectamente, por un lado siento ganas y motivación pero por otro terror por lo que se avecina, pero supongo que es cuestión de tiempo que nos adaptemos jeje. No he visto el calendario porque he estado de vacaciones, ¿A que página te refieres? Ahora mismo no lo encuentro jeje. Gracias por avisar! Saludos!!

      Me gusta

      • Ay!!! Si que queda nada de nada. Llegue aquí buscando consejos de gente de otro años de cómo organizarme y demás cuando empiece el curso. Tú tienes pensado algo? Podrías compartirlo?
        Te deseo mucha suerte en esta nueva andadura, ojalá consigamos eso por lo que llevamos luchando tantos años.
        Un besito

        Me gusta

      • Pues ahora que me ha llegado el calendario y toda la información adicional tenía pensado hacer próximamente una publicación acerca de ello 🙂 No tengo 100% claro aun como voy a organizarme porque quiero esperar a ver que consejos nos dan los primeros días, pero imagino que seguiré estudiando con el mismo “método” que hasta ahora pero adaptado a las exigencias del MIR. Creo que podría hablar de ello también cuando se haya acercado un poco más la fecha, es buena buena idea!. Muchas gracias y ojalá que sea así, que después de tanto luchar nos lo merecemos. Un saludo!

        Me gusta

      • Si, me encantaría que hicieras una entrada así!!!! Te estaría muy agradecida y así podemos compartir puntos de vista. Gracias por este blog 🙂

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s